Mal debut, futuro esperanzador

0
96

El análisis del partido no lo vamos a realizar en detalle, creo que para todos fue claro que Chile comenzó bien, que las lesiones condicionaron el esquema de Pizzi y que Argentina aprovechó los 10 minutos de desconcentraciones de La Roja para asegurar el partido. Nuestra selección no fue capaz de sobreponerse a las bajas (las del partido y las que ya teníamos en la previa como Vidal, Sir Charles, Valdivia y Vargas) y en el segundo tiempo, pese a controlar el juego, no hubo variantes para desnivelar.

El debut de Pizzi no da para ponerse a llorar y pensar que está todo perdido. Pongamos en contexto todo lo que ha pasado en los últimos meses en el fútbol chileno y veamos el tema con altura de miras.

Juan Antonio Pizzi llega a Chile para tomar un grupo descabezado, con un alto nivel de ego y que tienen el aval de haber ganado la Copa América. Además, el ambiente dirigencial no era de los mejores luego de todo el Caso Jadue, por lo que las presiones serían importantes por todos lados.

En lo futbolístico, un debut con Argentina no lo quiere nadie, más aún si dos de los jugadores más importantes del equipo están fuera, Arturo Vidal y Sir Charles Aránguiz.

Pese a todo este panorama, La Roja anduvo bien frente a Argentina y la derrota pasa a ser algo circunstancial luego de ver el trámite de este accidentado partido.

Creo que es una opinión general que este equipo, con todos sus titulares en cancha, debería seguir rindiendo con el nuevo entrenador y jugadores como Felipe Gutiérrez, que llegan con la confianza del DT, pueden sumarse a este proceso y ser verdaderos aportes. El “Macanudo” no vino a revolucionar el juego de La Roja, vino a continuar un proceso exitoso y a darle un sello personal que se ha visto desde los entrenamientos hasta su vestimenta en la banca.

Ahora lo que viene, Venezuela, el colista de las Eliminatorias. Bajas más o bajas menos, la historia y el nivel futbolístico deberían ser dos factores decisivos a la hora de ir a enfrentar a la Vino Tinto. Siempre decimos, con un poco de miedo, que Venezuela ya no es la de antes y que no es llegar e ir a golear, algo que si bien es cierto, no es un tema que debamos usar para justificar un posible mal resultado.

Chile tiene la obligación de meterse en carrera nuevamente e ir a Venezuela por los tres puntos, no hay más opciones y así lo sabe Pizzi. La Selección Chilena tiene los argumentos suficientes para impornerse sobre el colista y entrar nuevamente a la zona de clasificación. Todo el resto sería un fracaso y ahí si que estaríamos en problemas.