El Superclásico que nunca comenzó

0
180

Deslucido, fome, aburrido, para el olvido, bodrio y un montón de otros adjetivos que podrían definir de buena forma lo que ocurrió en el Estadio Nacional para el Superclásico 179 entre Universidad de Chile y Colo Colo.

Dos equipos con varias bajas entre sus titulares, equipos que independiente de sus realidades en la tabla, no han desarrollado buen fútbol durante el semestre y que buscaban en este “Super Partido”, mejorar en algo la imagen de cara a sus objetivos finales. Nada de eso ocurrió, este Superclásico nunca comenzó.

Un primer tiempo que no tuvo llegadas a los arcos y donde la lesión de Monzón fue lo más emocionante. 45 minutos que enfrentaron a dos equipos muy tímidos en el fútbol pero con personalidad para pegar patadas, las que finalmente fueron los protagonistas de esta primera parte. Varias amarillas cayeron pero nada que destacar con la pelota.

El segundo tiempo parecía ofrecer un panorama diferente, las marcas aflojaron, hubo más espacios y el Superclásico parecía entonarse y comenzar de una buena vez. Lamentablemente, nada de eso ocurrió.

Si bien, los equipos parecían más agresivos, quedaron al debe en ofensiva. La U siempre fue más protagonista en la tenencia de la pelota, daba la impresión que a Colo Colo no le desagradaba el empate, pero nunca supieron aprovechar las facilidades que los albos ofrecieron en la segunda parte.

La ofensiva de la U mantuvo su performance del semestre, Canales muy marcado casi no fue factor de peligro, Ubilla nefasto como siempre, con un gran porcentaje de remates y jugadas desaprovechadas, mientras que al juvenil no se le podía pedir más, era su debut.

En Colo Colo las cosas no fueron mejores, las bajas de Valdés y Paredes fueron determinantes y no hubo un reemplazo de acuerdo a sus jerarquías. En palabras simples, Colo Colo no tiene como reemplazarlos.

bose-roja

Una nueva oportunidad para que el Superclásico prendiera ocurrió cuando faltaban 15 minutos de partido. Jean Beausejour se hizo expulsar tontamente y le regaló un poco de emoción al encuentro que la Universidad de Chile se encargó de desaprovechar. El hombre de más no se notó demasiado, Colo Colo buscó cerrar el partido y Ubilla con Canales se perdieron un par de opciones claras pero que ni siquiera llegaron a las manos de Villar.

Esos 15 minutos de Superclásico que parecían arreglar todo lo anterior, nunca fueron, el encuentro terminó igual de paupérrimo como comenzó, mientras que albos y azules quedaban en deuda y siguen perdiendo puntos importantes para sus dispares objetivos, salir campeón o salvarse de la zona roja del descenso.

El Superclásico 179 pasará al olvido y es lo más recomendable. La dos horas de nuestra vida perdidas, no tendrán devolución.