Las dudas que nos deja el fin de la Era Sampaoli

0
280

Sampaoli dejó de ser seleccionador nacional y cerró una época que es sin duda la más exitosa de la historia del fútbol chileno a nivel de selecciones. Sus números son impresionantes, su rendimiento ronda el 68% y llegó a figurar 5º en el ranking FIFA. Lo anterior, de por si es importante, pero lo central es que logró un título para Chile a nivel de selecciones, cuestión que nadie en 99 años había logrado.

Su herencia también incluye un rendimiento aplaudido por el mundo entero, pinceladas geniales, como los partidos con España en el mundial o las victorias sobre Inglaterra y Brasil.

Hay puntos altísimos en sus proezas tácticas, como haber jugado un mundial y ganado una Copa América con dos centrales de menos de 1,78 y que además eran volantes centrales. También sin un 10 o un 9 en la elite mundial y con sólo 3 o 4 jugadores en los mejores equipos del mundo. Relativizar cualquiera de estos puntos por las supuestas faltas a la ética que habría cometido el DT argentino o sus declaraciones más o menos atinadas, es tener una pobreza de análisis imperdonable o una ceguera de hincha que raya en lo patológico. La selección va a sentir la partida del casildense y el futuro que nos espera se ha tornado incierto.

Supongo que lo que acabo de decir no es muy novedoso y cualquiera puede decirlo, sin embargo quiero hacer algunos aportes adicionales a esta reflexión:

En un artículo pasado analicé las supuestas faltas de Jorge Sampaoli y cual era mi opinión acerca de su actitud negociadora. Pasadas las  horas y con más información, creo que reafirmo mis dichos, pero quiero aportar con una duda que me ha surgido con los datos que se han conocido. Para mi Sampaoli negoció y presionó para salir como lo han hecho tantos otros jugadores y trabajadores, en este sentido, el argentino se asiló en sus ventajas y desde esa trinchera negoció rebajar la indemnización a pagar, soportando un alto costo en su imagen.

La ANFP por su parte, se preocupó de filtrar detalles de la negociación y la prensa en general fue más benigna con la Gremial de Clubes que con el DT campeón de América.

Ahora bien, según los datos que se han conocido, Sampaoli acordó su desvinculación pagando 600.000 dólares (menos del 10% de la cláusula de salida) y renunciando a premios por unos 2,8 millones de dólares. En definitiva el DT pagó a su ex empleador 3,4 millones de dólares, más de la mitad de la famosa cláusula de salida, por lo que si bien la rebaja de la indemnización fue real, es menor a lo que se había dicho. Porque los premios, tal como la cláusula de salida, son una obligación contractual, pero de eso no se habló tanto.

Lo curioso del caso es que aun cuando la ANFP ha liberado recursos por más de 6 millones de dólares para este año (los citados 3,4 millones, más los 2.400 millones de pesos de su sueldo anual, equivalentes a unos 3 millones de dólares), la regente del fútbol chileno ha anunciado que no tiene dinero para un DT de élite y los nombres que circulan son alejados de esas cifras. Dado que los dineros que he detallado no responden a expectativas sino a obligaciones ciertas y determinadas de la ANFP para con Jorge Sampaoli, las declaraciones son incompresibles.

La única explicación plausible para esta inconsistencia es que en realidad la ANFP no tenía el dinero para responder a estos compromisos válidamente asumidos por ambas partes, tal y como le gusta destacar a la prensa por estos días.

Entonces, si la ANFP no tiene esos 6 millones de dólares, ¿En realidad quería que el DT siguiera? ¿Es posible que en realidad el DT supiera que no había dinero y que trató de negociar y la ANFP haya aprovechado de tratar de hacer caja?

Estas preguntas por supuestos quedarán sin respuesta, no creo que la ANFP reconozca esto ni que siquiera se haga cargo de estas contradicciones. Por su parte Sampaoli debe estar ansioso de que su nombre deje de estar en todos lados de manera negativa y no confía en el periodismo chileno.

Finalmente, queda para la reflexión el que mucho tilden a alguien de ladrón cuando en realidad todo esto, y quienes tratamos con situaciones similares lo sabemos, son avatares propios de una negociación entre un trabajador y su empleador. Este empleador, no está de más recordarlo, es un ente privado que sólo por derechos de TV ingresó más de 100 millones de dólares y Sampaoli ayudó bastante a ello.