La final de los picados

0
225

Hay quien dice que el partido por el 3º lugar no le importa a nadie y que no sirve para nada hasta que le toca jugarla a Chile y aparece el triunfo moral (?). Anoche en Conce se vivió un partido que rompió ese paradigma.

Peruanos y paraguayos salían por quitarse el sabor amargo de la derrota en las semifinales, ambos con ditintas historias y con intereses distintos. Los de Garecca querían quitarse  esa sensación de que estuvieron a nada de llegar a una final, mientras que los del “Pelado” Díaz querían demostrar que eran más que el 6-1 en contra contra los argentinos. Eso sí, lo disponible para los guaraníes era menos en nombres que los incas, dado las bajas por lesión.

Parchando lo mejor posible, Paraguay paró un equipo con un mediocampo tosco (Samudio, Ortigoza y Cáceres) que estaba más para destruir y aguantar que para regalar magia (Recién con la entrada de Edgar Benítez se soltaron por los costados). Perú se mentalizó en ganar el bronce y, sobretodo, en que Guerrero anotara el gol que le faltaba para terciarse en la disputa del capocannonieri del torneo.

Se notó que Paraguay estaba más golpeado, porque salieron el primer tiempo a no cometer un error que los derrumbara más que ir a propiciar el error del rival. Perú, en cambio, quería, pero no podía salirse del entramado del rival, sorprendió eso sí la posición de Guerrero que se recostaba por la derecha para abrirle el paso a Reyna y Carrillo por el centro. Salvo una tapada de Villar a remate de Carrillo y un tiro libre de Vargas que casi sorprende, el partido transitaba en la brega y el roce más que en el toque.

Gareca repartió reto en el camarín y se notó, porque el cuadro de la banda salió virado al 2º tiempo, encajonando a Paraguay, hasta que a los 2 minutos sale el gol de Carrillo en una pelota que queda suelta de un corner. Hasta ahí el partido como expresión de fútbol.  Porque es en ese momento que todo se transforma en un mano a mano de ambos equipos que se brindaron a full, Díaz saca desde la banca a Benítez y rearma el frente de ataque con un Barrios más enganchado que le permitía hacer espacios por los costados. Lo tuvo Benítez con una que se fue al palo de manera increíble. Luego, a la paraguaya, ponchazos, hacer llover y esperar que una caiga. Perú por su parte dejó venir al rival para salirle con tipos rapidísimos de contra. Lo pudo sellar antes con un remate de Vargas que se fue besando el ángulo, hasta que en el 90′, Sánchez se lleva a todos con un saco al hombro y cede hacia la derecha, para que se la devuelvan y ceder a un Guerrero que define entre las piernas de Villar. Merecido premio a un equipo que siempre quiso.

De lo que quedó, esta generación paraguaya, madura y que viene de muchas batallas (Villar, Cáceres, Da Silva, Roque, etc) se puso el overol y la remó hasta donde le dio el cuero, regalando otra más de esas muestras de coraje, pero queda la duda sobre si ya hay que empezar a meter recambio, Pelusso intentó meter a los U-20 de 2013 cuando vio que no la podía remar, pero queda la sensación que los quemó, sólo Derlis sobrevivió.

Perú, por su parte, muestra que desde aquel equipo duro que mostraba Don Marka en 2011 queda la esencia de esa entrega, es de esperar que no caigan en su talón de Aquiles, la indisciplina, al menos, se ven más centrados en esta pasada.

De lo anexo, increible el ambiente con los chilenos copando un Collao, perdón Alcaldesa Ester Roa, precioso, de primer nivel. Un frío terrible, al menos va a servir para aclimatarse al Mundial de Rusia (?). Vale la pena mil veces la experiencia, más allá de los tacos interminables y los viajes por llegar, más allá del desorden en la premiación, donde pasaron más dirigentes que jugadores. Pero ver al estadio cantando todo el encuentro, la gente disfrutando sanamente, sin necesidad de bombo ni banda. Se acabó la Copa, ahora empieza el recuerdo.

Premios CT

LP: Carrillo, se destapó para mostrar todo su potencial.

PPR: Cuesta, pero Aguilar pegó más que jugó.

AM: El ambiente y el estadio. Hermoso.

ChT: El taco en el empalme Cabrero-Conce, increíble que durante 80 kms sólo hubieran tacos y banderilleros. Dejaron la reverenda cagada en la entrada del estadio en todos los partidos.

GolCTM: El de Guerrero. Por la jugada previa.