“Del segundo nadie se acuerda”. Parte II. Clubes de la Capital B

4
267

medalla de plata

Aclaremos los tantos, en especial con el equipo que vamos a mostrar hoy, no me gusta que la gente tenga poca memoria, porque se olvidan de reconocer y del cariño; y luego nos volvemos ingratos con quien nos dio mucho. Como diría mi lela “Al sol de la primavera lo odias en el verano, pero terminas llorándolo en el invierno”. Más o menos una descripción concreta de lo que fue un equipo que regaló mucho en una generación de jugadores que tuvo la dicha de juntarse para repartir fútbol por las canchas y que hoy les serviría mucho a un club de colonia complicado con los promedios. Hablamos del Audax de Toro, aquel que juntara a jugadores desenfadados, de calidad, sacrificio y que supo imponer una marca entre hinchas propios y ajenos.

Audax 2006-2008:  De la mano de la medallita y el tío Valentín

audax 2007

Pocos equipos hay que convoquen la unanimidad en la valoración de su estilo de juego y expresión, a todos se les puede encontrar el pelo en la sopa para debatirlos en algún sentido, pero con este Audax pasa algo raro, no tiene esa pata coja, quizás por ahí que Toro (O “Ratoro” para los amigos (?)) era muy defensivo de visita o por ahí que cerraba muy temprano los partidos en torneos internacionales, pero son detalles.

Como todo niño prodigio, este equipo tuvo una infancia difícil, terminó colista del Apertura 2005 y se salvó por los pelos en el Clausura 2005 (Ese año había Promedios para decidir el descenso y la promoción, de haber sido por tabla anual hubiera descendido como último);  Esa misma temporada, en la B, O’Higgins ocuparía el reglamento para pelear la Liguila de promoción y ascender (Ñublense había recién ascendido desde 3º, por ende, estaba en calidad de “invitado” y no podía ostentar ni el título oficial de campeón ni pelear por puestos de promoción. Terminó 4º, los celestes 5º y, pumba, adentro (?)). ¿Por qué nombramos a los celestes?, nah, detalles menores, nimiedades del redactor nomás (?).

Comenzaba el 2006 y el presidente, Valentín Cartegiani, fijaba sus ojos en un entrenador que había obrado un cuasi milagro en el norte, Raúl Toro había llevado a Coquimbo Unido a la final del Apertura 2005, lo trajo para el club y, bajo su ala, a algunos de esos nombres como la “Bruja” Romero y Juan González. Se le sumaban algunos nombres como Carlos Garrido, Boris Rieloff,  un tal (?) Fabián Orellana, Enzo Cabrera y Carlitos Villanueva (Que da para una columna aparte).

El Apertura 2006 partió suave, casi como en rodaje, terminó 2º de su grupo (El grupo A) por detrás de la UdeC y enviando a la UC al Repechaje con O’Higgins por diferencia de gol. El sorteo de Cuartos de final los ponía enfrente del Campanil que terminaría dando vuelta la serie 3-2, luego de perder 2-1 en la ida. Como dato aparte, fuera del texto, Unión Española, en la misma fase, se comería un hermoso 9-0 global con el Colo Colo de Borghi, otros tiempos, ciertamente. Ahondar en el torneo y hablar del penal de Candelo, Suazo, el penal de Aceval y todo eso no viene al caso.

Para el Clausura entonces quedaba el surgimiento de la leyenda, Villanueva tomaba la batuta y empezaba a comandar un equipo que poco a poco parecía cuajar durante los partidos, no era una aplanadora, pero tenía una efectividad terrible, con un Franco Di Santo arriba que llamaba la atención. No parecía raro entonces que se metiera otra vez en playoffs (como 2º del grupo C después de Puerto Montt). En Cuartos le mandaban a la UC y comenzaba otra leyenda, la de convertirse en la bestia negra de los cruzados. Bastó un 1-0 (Garrido) en la ida y un rotundo 3-0 en la vuelta para confirmar los pasajes y plantarse como protagonistas de uno de los sucesos de la historia futbolera del país.

Las semis disponían que Audax por lado y O’Higgins por el otro(que dio cuenta de Coquimbo Unido) se enfrentaran entre sí. Y todo parecía oleado y sacramentado cuando en la ida, merced a una actuación inconmensurable de Villanueva, los tanos se pusieran 4-1 arriba en la serie, la vuelta en Rancagua estaba casi de más para todos. Del partido de vuelta voy a extenderme en detalle en otra columna (Porque también vamos a hablar del O’Higgins del Peineta en esta saga), sólo voy a dejar un recordatorio al respecto. Partidazo y la primera final en muchos años para el cuadro de colonia.

Mucho se puede discutir de si era un verdadero rival para el equipo de Borghi, o si lo de Ratoro y las finales, da casi como para que lo hagan DT de la UC (?),  los albos dicen que era un equipo imparable ese que terminaría siendo vicecampeón de la Sudamericana, otros dicen que Audax no supo aprovechar el que los albos pelearan en 2 frentes y que quedaron muy golpeados desde la Semi, pero yo digo, si Pachuca pudo, meh (?). Al final, clasificar a la Libertadores fue un justo premio de consuelo.

Para el Apertura 2007 se abría el apetito y la billetera, máxime que pensamos que tenían que jugar Copa Libertadores, llegaron Moya, Braulio Leal, Deigo Scotti, Peric y parecía que se formaba un dream team de nombres. No desentonarían en el plano local terminando 3º  (En un torneo se jugaría en la modalidad de torneo corto por la preparación para la Copa América) después del CC de Borghi y la UC del Chemo, en un torneo que nos dejó cosas tan notables como  esta, esta, esta, esta, o esta o quizás la U de Capitano,  bueh, no exageremos tampoco, digamos, el clásico universitario y todos contentos (?). A propósito del equipo, Peric y Villanueva serían nominados a la convocatoria de la Copa América. El Piña incluso nos daría la victoria contra Ecuador. Tan buena performances los metería en la Copa Presudamericana junto a la UC, Colo Colo y Huachipato; en donde darían cuenta de los cruzados otra vez por 3 a 0.

En el plano internacional, tuvieron una buena participación en la Copa Libertadores (Compartiendo el Grupo 2 con Necaxa, Sao Paulo y los impresentables de Alianza Lima), quedando eliminados con 11 puntos con partidos notables, incluso sacando un empate 2-2 en el Morumbí. En la Sudamericana otra vez quedaron en el camino ante Colo Colo por goles de visitante. Regalando cosas como el gol del Piña al Wilstermann entremedio.

La formación base del equipo (Cambien a Garrido a la defensa, Scotti al medio y Rieloff en el lado derecho)

forma audax 2007

Para el Clausura se esperaba que nuevamente peleara, por el ritmo de competencia y la preparación hecha en la intertemporada, y no desentonaron, Primeros del grupo C (Por sobre la U y sobre Cobreloa, al Repechaje) no tuvieron tampoco muchos problemas cuando el sorteo de Cuartos les puso por delante a los loínos, de los que dieron cuenta fácil 2-2 en la ida y 2-0 en la vuelta. Para caer en Semis ante la tremenda U de Conce de Barticiotto (Que había despachado a la UC por goles de visitante) que tenía un equipo con Aguiar, “Mr Bean” Solís, Parada, entre otros , demostrando que les tenían tomada la mano en esta clase de llaves. Luego Pozo le robaría la final a los del campanil, pero eso es otra historia (?). Igual, terminar quedándose con el Chile 3 de la Libertadores no era poco premio. Además Villanueva terminaría siendo goleador del campeonato con 20 tantos.

Para el 2008, no había tanta rimbombancia en las contrataciones, pero sí en las salidas, se iban Scotti y Peric, para que llegaran Gigena, Broli, Villasanti y el “Tiburón” Ramos, junto con el préstamo de Seba Roco, en resumen, magia (?).

Se hablaba de que había cierto desgaste, pero todo parecía quedar olvidado con el transcurrir del campeonato de Apertura, el cuadro de colonia terminaría dando cuenta como puntero del Grupo A (Por sobre Everton y Cobresal, al Repechaje).  Y parecía que se venía otra vez la dulce cuando en la ida de los Cuartos le mete un 3-0 apoteósico al cuadro de NBA, pero nada hacía presagiar lo que ocurriría en la vuelta. De la mano de Canío, Miralles y un Oviedo inspirado in extremis, los de Viña terminan igualando la serie y sacando a los capitalinos por el gol de visitante, volvían nuevamente los rumores de tensiones en el camarín. Finalmente los de Acosta terminarían alzando la copa en una tremenda final ante Colo Colo.

Para el Clausura la cosa no se componía, y tras terminar 3º en el Grupo D (Detrás de Huachipato y Cobreloa) no alcanzaban los play offs, Toro ponía fin a su ciclo en La Florida para dar paso a Pablo Marini (!!!!!!!!!).

En la Libertadores, se impondrían en la fase previa al Boyacá Chico, por gol de visita con un tanto de Broli para caer en el grupo 7 (con Sao Paulo, Sportivo Luqueño y Atlético Nacional), donde terminarían colista con 7 puntos, aunque regalando perlitas como esto y Toro gritando “No se apure, que el empate es muy bueno” en Medellín contra Nacional.

De ese equipo, varios terminarían en Colo Colo (Moya (Bueh, el hombre que se comió a Moya más bien (?)), Rieloff, Cereceda), otros en la U (Juan González), algunos afuera (Villanueva, Orellana, Peric). Toro se iría a Cobreloa tras largos 8 meses parado.  Don Valentín se volvería loco vendiendo a lo bruto todo lo que caía en sus manos, se vieron tan en la bonanza los tanos que cometieron burradas infernales como poner al Guatón Meneses de Gerente Técnico, bueh, así les va. No quedó ni tierra arrasada de ese plantel.

A la larga la vida da vueltas y Toro los terminaría eliminando en 2010 de la Copa Chile con Curicó Unido en San Fernando (Lo que se dice, “paf, justo en la boca” (?)).

Valía la pena hacer un recuerdo de un equipo que no fue flor de una estación (Como puede que sean la mayoría de esa saga, lamentablemente), sino que dejó un recuerdo algo más largo en las mentes colectivas de todos los que lo vieron y lo disfrutaron

  • Sólo una acotación: Enzo Cabrera nunca fue titular en los equipos de Toro. Era un muerto de aquellos. El titular siempre fue Boris Rieloff, que hizo gran campaña pese a lo tieso que era/es.

    • Ah, y “Cao” Garrido partió como volante de contención, pero jugó todos los partidos como central junto a Juan González (Jorge Carrasco se fue a morir al Colo). En 2007 Scotti era el que acompañaba a Leal, haciendo tremenda dupla.

  • ¿Qué sucede?

  • Gatos culiaos muertos publiquen algun post