El caso Barroso

6
178

Universidad de Chile vs  O'Higgins

Los dichos de Barroso fueron, en mi opinión, desafortunados, poco fundamentados y hechos con la clara intención de presionar a los árbitros y unificar al plantel albo en contra de un enemigo común. Lo que dijo fue meditado y no conectado con un hecho particular, así que no cabe la explicación de que se trató de un exabrupto.

Dicho lo anterior, cabe preguntarse si ésto merece o no una sanción. En mi opinión, no. Sus dichos pueden ser una idiotez, pero al no causar un daño concreto y no mencionar a personas específicas (salvo Yuraszeck), no cabe un supuesto básico que justifique sancionar: daño.

Leyendo el fallo del Tribunal,  llaman la atención los siguientes puntos:

1.- Los hecho motivo de la sanción no son constitutivos ni de injurias o calumnias, por lo que se absuelve a Barroso de esa falta, que fue precisamente la que motivó la denuncia del directorio de la ANFP. 

2.- A continuación recalifican a una figura que es más grave. Esto es lo que es más inquietante. Recalificar significa que el directorio dijo que lo que dijo Barroso era una infracción A y que el Tribunal piensa que esos dichos configuran no A, pero si B. 

3.- Los fundamentos del tribunal señalan que Barroso, intencional y razonadamente, cuestionó la transparencia de los campeonatos, eso lesiona a todo el mundo del fútbol y que el mero hecho de cuestionar la transparencia sin pruebas, configura la infracción.  En resumen, no se requiere acreditar daño, porque se trata de una infracción de peligro.

4.- Finalmente la sanción es un punto bajo considerando que el margen de la norma aplicada va de 6 a 50 partidos.

Ahora bien, nunca me había tocado escuchar que un tribunal recalificara un hecho en perjuicio del acusado. Siempre he visto casos en que un Tribunal recalifica cuando creía que existían méritos para sancionar, pero no por la infracción denunciada, sino siempre por una más leve. No conozco las facultades del Tribunal para fallar de oficio, pero no sé si interpretar una denuncia en perjuicio del denunciado está dentro de esas facultades.

La debilidad de los argumentos, sólo pone en evidencia que estamos ante un fallo eminentemente político. Sancionar por la denuncia original, dejaba a Barroso suspendido irremediablemente para los dos últimos partidos, no sancionarlo, dejaba mal por no reaccionar al directorio de la ANFP. El compromiso logrado por el Tribunal de Penas es aberrante, sancionar por algo más grave para permitir la apelación y la consiguiente orden de no innovar.

De todas formas, este caso pone en evidencia que las normas de la ANFP sobre esta materia resguardan más severamente el potencial peligro de ofender a dirigentes (artículo 68 letra e, de 6 a 50 partidos), que un concreto y dañino atentado contra la honra de las personas (artículo 68 letra a, de 1 a 5 partidos). La señal es clara; contra los dirigentes no se puede ir.

Finalmente, no se puede sino reparar en el hecho de que un Tribunal deportivo se otorgue a sí mismo competencia en materias que puede constituir ilícitos penales. Claro que para que pueda moverse el aparato penal, debería existir una denuncia por los presuntamente afectados (Yuraszeck y Osses los más evidentes) quienes hasta ahora, nada han dicho.

  • ElHombreNada

    Dentro de todo me pareció super salomónico la decisión del tribunal. Dio un castigo para dar una señal de control de la situación, pero de tal manera que no afecte lo deportivo en las instancias finales del torneo.

  • Esperaba la sanción. No manejo temas propios de la normativa -al no ser abogado-, pero algo entiendo, como profano, de este tipo de tribunales u organismos disciplinarios.

    Me parece grave lo que hizo. No se puede esperar que un jugador (1º) cite a conferencia de prensa para (2º) desparramar de la manera en que lo hizo y no se le cite a explicar aquello frente a quienes corresponda hacerlo, sobre todo cuando esto está penado por las bases del campeonato. Pero si eso es grave, lo realmente censurable es que luego, conminado a probar todo aquello que dice, no sea capaz de hacerlo y que en su defensa se limite a decir cosas como que “lo hacía para prevenir”, o peor aún, trayendo a colación derechos fundamentales como la Libertad de Expresión, que imagino están en otro nivel y para otros escenarios y no para ser ensuciados con este tipo de descartes. Mal también ahí el SIFUP, ya que una cosa es ser libre de expresarse y otra muy distinta el ser irresponsable y confundir la libertad de emitir opiniones con la de injuriar -a personas- o la actividad en su conjunto.

    Esto no debió pasar, fue un caso de autogol terrible el de Barroso, que gratuitamente se echa encima todo este embrollo, creo que más condicionado por el par de penales absurdos que acababa de cometer que por un deseo de denunciar verdaderas irregularidades. Tal vez por intentar tapar esos dos penales suyos, que ni siquiera terminaron en goles en contra, terminó cometiendo uno peor, que realmente puede perjudicarlo. No lo sé, ni acierto a comprender una actitud así de irresponsable, pero bueno, todo el mundo alguna vez se ha equivocado y todos estamos sujetos a hacerlo, por la sencilla razón de que somos seres humanos.

    Ojalá no hubiera pasado. Ya ocurrido, ojalá su defensa hubiese sido más inteligente. Finalmente, si realmente tiene pruebas que sostengan o respalden lo que dijo, es una gran pena que no haya querido entregarlas.

    Espero que pueda jugar el fin de semana y también en caso de una hipotética final. Ha sido un gran campeonato y ya a estas alturas lo más importante es no enlodarlo, lo gane quien lo gane.

    • Roberto David Ramos González

      Una sola cosa. En defensa de la libertad de expresión. Existe para usarse en lo que uno quiera… Pero no está exenta de RESPONSABILIDAD… Puede decir lo que quiera sin censura previa… Pero hágase cargo de lo que dijo… La libertad de expresión exige tener la boca tan grande como los huevos

  • Roberto David Ramos González

    Siendo abogado no sabe que un tribunal puede cambiar la calificación de un acto???… O sea… Sr abogado. A mi no me defienda por favor

    • Carlos Espejo

      el rol de juez investigador y acusador, ademas de sentenciador es propio de un sistema de justicia antiguo y carente de garantias.

      Un sistema moderno busca que el juez solo sentencie en base de lo acusado o una conducta menos grave, nunca de recalificar por si mismo a una conducta ilicita mas grave

      • ElHombreNada

        #CharlaLegal (?)