Arrepentirse es de sabios

5
351

No daba para más. El “Caso Premios” del que tanto se habló durante estos días parece haber llegado a su fin ya que luego de una reunión extraordinaria del plantel, posterior a la once-comida en la concentración de Juan Pinto Durán, se decidió de forma “unánime” dejar de lado la idea de repartir los premios del mundial de Brasil (2.7 millones de dólares) con restricciones. Ahora, todos los que participaron del proceso recibirán su parte, proporcional a las nominaciones que tuvieron, algo que parece justo por todos lados.

Reuniones del SIFUP con los jugadores despreciados, ruido mediático por la prensa y redes sociales, mucho polvo levantado en un período que debería ser tranquilo mientras Chile se prepara para la Copa América del próximo año.

La polémica parecía no terminar, jugadores como David Pizarro y Matías Fernández apoyando a los ninguneados y otros como Beausejour, desde dentro del plantel, en desacuerdo con la medida pese a estar en la comisión negociadora. El tema no iba a terminar bien, el quiebre entre los premiados y los que se quedaron afuera, era evidente y la Selección Chilena terminaba siendo la afectada en vista de futuras nóminas como la de comienzos de 2015 donde varios jugadores del medio local serán convocados por no ser fecha FIFA. Ya se anunciaba que varios no estaban muy convencidos de volver a La Roja bajo esas condiciones.

carta-bravo-plantel

Como muchas cosas en el fútbol, que no son más importante que la vida, se terminó dando vuelta la tortilla, con el capitán reconociendo el error, asumiendo la responsabilidad que había en el tema y dando las disculpas del caso a quienes fueron pasados a llevar. Es la actitud que uno puede esperar de Claudio Bravo, una persona que hasta el momento se había mostrado intachable.

Más que seguir con un tema que parece solucionado por las partes involucradas, sólo queda destacar la voluntad por solucionar el tema, ponerse un poco en los zapatos de los demás y asumir culpas, algo que nunca es fácil, menos en gente que vive expuesta todo el tiempo.

Los errores están para ser solucionados o enmendados, es así como se debería actuar siempre. Arrepentirse de alguna cosa no tiene señales negativas, sino que todo lo contrario, demuestra sabiduría y humildad, algo que debería ser uno de los pilares de un grupo que busca conseguir objetivos mayores y hacer historia de verdad. A dar vuelta la página.

  • Javier Maldonado

    y son millonarios los culiaos

  • Tal vez sería bueno adoptar acuerdos más definitivos en esta materia y no sólo por este caso. Así se evitarían atados y se concentrarían en lo que realmente deben.

  • ElHombreNada

    Debería haber un reglamento respecto a esto. Como en muchas otras cosas, se demuestra que los chilenos, en general, no podemos auto-regularnos.

  • Rattlehead

    ¿Conclusión? Antes de un proceso de clasificatoria o copa américa ya deben tener bien zanjado el tema y listo. Si se cumple el objetivo se cobran los premios y cada uno por su lado.

  • motomono

    Es de esperar que los dineros se entreguen pronto a quienes corresponde, de lo contrario el tema va a volver a producir olas y seguirá dando qué hablar, irritando las cicatrices que deben haber quedado de este lamentable episodio.

    Porque cicatrices quedan. Yo soy de mirar el vaso medio lleno después de todo, reconocer errores es de grandes, corregir estas cosas para que NUNCA MAS sucedan y todo ello a veces hasta refuerza los vínculos, pero no para pocos, cuando en un grupo de compañeros se vulnera la confianza (sobretodo en asuntos de platas), siempre quedan dudas, sospechas y rencores atravesados. Tan importante como el perdón es hacer la reparación con la mayor prontitud.