¡DEPORTES IQUIQUE CAMPEÓN DE LA COPA CHILE 2013/14!

100
275

Deportes Iquique fue el que equipo que jugó como se deben jugar las finales, y obtuvo una merecida recompensa ante el Huachipato de Mario Salas. El club sidelúrgico dudó en una instancia donde no te debes guardar nada; incluso si luchas por no irte al descenso, y lo pagó caro. Con este título, los ‘dragones’ alcanzan su tercera copa nacional.

Copa de Chile 2013/14 – Final XXXIV

CLUB DEPORTES IQUIQUE 3-1 CLUB DEPORTIVO HUACHIPATO
Estadio: Monumental – 21:30 Hrs
Goles: 4′ Manuel VILLALOBOS (CDI), (Autogol) 12′ Nicolás CROVETTO (HUA), 84′ Francisco ARRUÉ (HUA), 86′ César PINARES (CDI)

PARTIDO

Una de las finales de copa más accidentadas del último tiempo tuvo como vencedor a Deportes Iquique, que ganó con claridad a un Huachipato acomplejado por las penurias del descenso, y las fatalidades de la dosificación.

Bastaba con leer o escuchar las declaraciones de ambos equipos en la previa de la final – que tuvo cita en el Estadio Monumental de Colo-Colo – para darse cuenta de lo que se venía para uno y otro club.

Por un lado, Jaime Vera y sus dirigidos insistían en salir a buscar la copa para darle una alegría a la gente nortina, que hasta hoy sigue sufriendo por el terremoto reciente. Por otro lado, Mario Salas maquillaba con frases soviéticas (?) sus ansias desesperadas de saltarse este partido para enfocarse de lleno en las dos batallas que tendrá ante Unión La Calera y Everton por el campeonato.

De esta manera, las intenciones de cada técnico se reflejaron en las formaciones, siendo la iquiqueña una completamente estelar; mientras que la de Huachipato era más un equipo alternativo, con varios titulares en la banca y otras bajas por lesión o suspensión (como el caso de Sandoval).

RETROCESO

La final de copa de la temporada pasada entre la U y la UC en Temuco, fue quizás uno de los espectáculos deportivos más notables del último tiempo en nuestro fútbol. Fue increible ver una final sin errores organizativos, a estadio lleno y con una ceremonia de premiación impecable. Si a esto le sumamos una previa (con conferencia de prensa incluida) y un partido que aportó un descenlace electrizante, tenemos a la vista una lección organizativa que todos esperábamos que la ANFP hubiese aprendido al pie de la letra.

¿Que diablos pasó entonces en esta final?

La sede fue muy mal elegida. Un estadio gigante para un partido entre dos clubes muy distantes de la capital (¿tanto costaba jugarlo en Santa Laura, La Florida, o en REGIONES?), en un miércoles que cayó justo a dos fechas del término del otro campeonato, con cambios de sede que bordearon lo ridículo y con CERO prensa (exceptuando los diarios regionales, obvio); dieron como resultado una final sin el ambiente que uno espera en esta clase de partidos, y con epic fail del porte de un buque (la recaudación iba en apoyo a Valparaíso, y fueron no más de cinco mil personas).

Un retroceso por todos lados, que sin embargo tuvo una respetable cantidad de hinchas de ambos equipos.

IQUIQUE MATÓ DESDE EL CAMARÍN

La actitud de los nortinos de salir a ganar el partido se notó desde el inicio y durante largos minutos le quitaron la pelota a Huachipato. El primer tanto llegó a los cuatro minutos, tras un remate inatajable de Manuel Villalobos, uno que siempre responde en las finales.

Pasaron varios minutos hasta que llegó el segundo gol de Iquique. Nicolás Crovetto a partir de un balón que pudo haber despejado si hubiese tenido la tranquilidad necesaria (ningún iquiqueño estaba cerca para concretar), terminó por embocarla en su propio arco, poniendo todo muy cuesta arriba. A esa altura, Iquique dominaba sin mayores inconvenientes.

El partido cayó en un letargo debido a la impericia de Huachipato, que con el estilo impregnado por Mario Salas salió a buscar – casi de forma suicida – el descuento sin mayores armas que el pelotazo de media distancia. La falta de jugadores capacitados para enfrentar esta situación (el famoso ‘equipo alternativo’ picaba como ají en el orto a los hinchas acereros) se vió recompensado con un inesperado penal cuando ya se estaba terminando el primer tiempo. ¡Regalo divino!

La jugada nace a través de Brito, que es quien devuelve un ladrillo balón a Rodrigo Naranjo en plena área. El golero – que de manera desesperada quiso evitar el gol acerero – termina cometiendo un penal evidente que merecía expulsión (solo recibió amarilla). Fue el mismo Naranjo quien se vistió de héroe tapándole el penal a Juan José Morales, que emulando a un avión malayo (?), mandó las esperanzas de una remontada acerera al carajo.

INTENCIÓN ACERERA, OFICIO CELESTE

Si el primer tiempo fue casi todo de Iquique, el segundo fue de los sureños, que con un par de cambios (el ingreso de Arrué, Llanos y Espinosa) inclinaron la cancha a su favor, con una presión constante y una infinidad de corners que nunca fueron bien aprovechados.

Daba la impresión de que si Huachipato hacía el descuento, de inmediato llegaba el empate. Esto se sustenta en la temprana vocación defensiva del ‘Pillo’ Vera, que ya a los 60 minutos puso los buses y se dedicó solo a contragolpear. El partido incrementó en emociones, que se mezclaban con los lamentos por aquel penal perdido.

Huachipato ya instalado en área celeste, no fue capaz de canalizar las constantes llegadas, generando frustración en sus jugadores. Sin embargo, una luz de esperanza se encendió a los 83 minutos, cuando Zenteno comete un discutible penal por tocar el balón con la mano (imposible que no lo tocara). Para colmo de males Julio Bascuñán lo expulsa, dejando a Iquique con diez hombres a falta de 10 minutos (incluyendo los descuentos).

Francisco Arrué concreta el gol, y se venían minutos de infarto en el Monumental, con un Iquique defendiendo a muerte y un Huachipato atacando como enfermo. Solo una genialidad podría evitar este escenario… y así fue.

Iquique reinició el juego, y una serie de toques en mediocampo, culminó con César Pinares libre para rematar al arco. El volante no halló nada mejor que pegarle desde ahí mismo (fácil unos 35-40 metros), clavarla al ángulo y cerrar el partido. Un GO-LA-ZO, que se candidatea para uno de los mejores del año.

La euforia (!) se apoderó de Jaime Vera, que por primera vez mostró una sonrisa frente a las cámaras (si, cuesta creerlo), mientras los hinchas acereros se tomaban la cabeza por la forma en que se les escapó una posible definición a penales. Unos llorando, otros abandonando el recinto deportivo y otros simplemente culpando a Mario Salas. En el sector iquiqueño todo era fiesta, rememorando a la gente que sufrió con el terremoto. Una pequeña alegría para ellos, que en Plaza Prat celebraron su tercera estrella de copa hasta altas horas de la madrugada.

Con esto, Jaime Vera obtiene su primer título como entrenador, superando a otros próceres de la dirección técnica como Marco Antonio Figueroa.

Charla Técnica Awards

LP: Manuel Villalobos (CDI)
PPR: Juan José Morales (HUA)
ChT: La sede y su organización. No aprendieron nada de lo que pasó la temporada pasada.
AM: Una alegría para el norte.
Gol CTM!!: César Pinares (3-1)
LTA: “En títulos: Jaime Vera > MAF”

FICHA TÉCNICA
Estadio: Monumental
Árbitro: Julio Bascuñán

Deportes Iquique (3): Rodrigo Naranjo, Leandro Delgado, Daniel Brito, Mauricio Zenteno, Nicolás Ortiz, Rafael Caroca, Santiago Romero, Rodrigo Díaz (César Pinares 80′) , Walter Mazzolatti; Manuel Villalobos (Ruben Taucare 87′), Gerson Martínez. DT Jaime Vera.

Huachipato (1): Miguel Jiménez, Brayan Véjar, Carlos Labrín, Omar Merlo, Nicolás Crovetto, Leonardo Povea, Mauricio Yedro (David Llanos 62′), Felipe Reynero, Martín Rodríguez (Carlos Espinosa 54′), Ángelo Sagal, Juan José Morales. DT: Mario Salas.

Goles: 1-0, 4′ Manuel Villalobos; 2-0, 12′ (Nicolás Crovetto autogol); 2-1, 84′ Francisco Arrué; 3-1, 86′ César Pinares.

Expulsado: Mauricio Zenteno 83′.