Bert Trautmann, un soldado alemán que triunfó en Inglaterra

Foto © MCFC

Bernhard Carl “Bert” Trautmann falleció hoy en su hogar de La Llosa, cerca de Valencia, España, a la edad de 89 años. El ex portero del Manchester City ganó allí la FA Cup en 1956 y se convirtió en una leyenda del club.

Nacido en Alemania, “Bert” vivió en plenitud la depresión en Alemania durante los años treinta de siglo XX y el surgimiento de Adolf Hitler. Como pasaba hambre con su familia y tenía mejores expectativas de vida de acuerdo a lo prometido por el Führer, Trautmann decidió unirse a las juventudes hitlerianas. Participó en la Segunda Guerra Mundial como paracaidista de la Luftwaffe y fue galardonado con la Cruz de Hierro.

Sin embargo, fue capturado por el ejército aliado y enviado a Inglaterra, donde se decidiría su destino. Específicamente, en el campamento 50 entre Liverpool y Manchester. Para ellos, todo soldado alemán era nazi, incluyendo a Trautmann.

Ese lugar estaba a cargo de un general escocés, quien armó equipos de fútbol dentro de esa base. Pasó el tiempo y “Bert” fue liberado tres años después. Según sus propias palabras, se quedó en Inglaterra porque sintió atracción por las mujeres del lugar.

Ya en 1948, fue fichado en el amateur St. Helens Town AFC y de allí pasó al Manchester City a la edad de 26 años en 1949, tras dejarlos impresionados en un amistoso. No fue fácil para Trautmann, debido a que muchos hinchas amenazaban con boicotear el club si lo contrataba. La guerra había terminado hace poco y aún quedaban rencores. Cabe recordar que la fuerza aérea alemana bombardeó Inglaterra entre 1940 y 1941.

Además, Manchester tiene una gran comunidad de judíos. Uno de ellos, el rabino Altmann, mandó una carta a los diarios del lugar para pedir que tenga una oportunidad y que no se lo culpe a él por el daño que causó toda una ideología totalitaria.

Una vez superado este inconveniente -aunque nunca faltó quien le gritara “nazi”-, el exsoldado permaneció 15 años con los “citizens”. Su máximo logro fue la FA Cup ganada ante el Birmingham en una mítica final. En este duelo, Trautmann fue protagonista por un hecho particular.

Manchester City iba en ventaja por 3-1 y faltaban 17 minutos. En ese momento, Peter Murphy le pegó con su rodilla a “Bert” tras intentar un remate al arco. Como consecuencia, el portero alemán quedó con el cuello roto. Pudo haber muerto ahí mismo, pero siguió jugando y atajando balones. Todo esto, de forma subconciente. Se habían agotado los cambios.

Un 5 de mayo, todo un Wembley repleto pudo ver al City coronarse campeón y Trautmann, una vez recuperado, continuó con el cuadro de Manchester hasta 1964. Fue homenajeado por el fútbol inglés ese año, por la Corona Británica el 2004 -fue nombrado oficial del imperio británico por la Reina Isabel II- y el 2009 volvió a recibir un reconocimiento: esta vez, de los hinchas y dirigentes actuales del City. Sesenta mil personas ovacionaron a un hombre que tuvo muchas experiencias y tuvo suerte de sobrevivir en cada una de ellas.

Este año tuvo dos infartos y se pudo salvar. Hoy deja este mundo, pero pudo contar en primera persona y demostrar al mundo su legado, que no es más que sus propias vivencias.

Compartir en Google Plus
Comentarios