¡DEPORTES IQUIQUE CAMPEÓN DE LA COPA CHILE 2010!

(c) ANFP

Deportes Iquique (4) 1-1 (3) Deportes Concepción
Goles: 0-1 Hamilton Ricard (33’), 1-1 Álvaro Ramos (36’)
Penales: 1-0 Miguel Ayala; 1-1 Hamilton Ricard; 2-1 Leonardo Mas; 3-1 Marco Millape; 3-2 Nasa; 4-2 Rodrigo Núñez; 4-3 Alejandro Figueroa

Era un viaje largo para ambas escuadras; y eso se notó en que los cerca de 6000 espectadores que se dieron cita en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso (revelando que el ciudadano coquimbano no se interesó en lo más mínimo por la Final jugada en su estadio) iba con la actitud que adquiere el ser humano cuando va a una guerra, o a una batalla a tierras extranjeras. Tanto iquiqueños como penquistas aprovecharon el día feriado y como pudieron llegaron al coloso de la IV Región. Los minutos se hacían interminables, lentos y hasta insoportables; y es que el hecho de que el ganador ganara un cupo a una copa internacional, pone nervioso a cualquiera, y más cuando se es hincha de equipos que deben sufrir el triple para llegar a dichas instancias. Ciertamente la Final comenzó muy mal – y terminó muy bien – con poca acción en la áreas, mucho nerviosismo e imprecisión por parte de ambos equipos y con un Concepción que fué muy digno, un equipo que logró sobreponerse a sus pocos pergaminos para hacerle frente al campeón de la B y favorito, quien tuvo tantas complicaciones como años tienen sus jugadores (?). El Segundo Tiempo fue un festival de ocasiones desperdiciadas y los penales, infartantes. Quizás dentro del balance, Iquique fue un justo campeón, aunque no por lo hecho en la final, pero cabe resaltar lo que logró el “León de Collao” que sobrepasó todas las expectativas y que incluso pudo ganarlo en los 90 minutos.

* * De Bodrio a Infarto * *

El Primer Tiempo fue derechamente un asco. El mito de que Iquique y su equipo Sub-40 eran inmunes al nerviosismo de las definiciones se fue al carajo por 45 minutos, mientras que Deportes Concepción se sacó el estigma de invitado de piedra y comenzó a armar jugadas y presionar a los celestes en su estilo, dentro de sus limitaciones, pero corriendo en cada pelota; esto desenfocó un poco a Iquique que terminó sufriendo gran parte del “partido regular”. Los penquistas formaron con De Agustini al arco, de irregular rendimiento durante el partido, 3 en el fondo, con Vergara, González y Salazar; al medio con Berríos, Almendra, Figueroa y Lagos, en la creación Nasa y en delantera Ricard y Llanos, quien le ganó la pulseada a Lazcano que venía retornando de una lesión y que además tuvo el camino libre tras la incapacidad de Renzo Yañez que jugó la copa con Santiago Morning, aunque igual no jugaba si hubiese podido. Los celestes en tanto tiraron la formación que han usado todo el año y que ya se puede recitar: Naranjo en la portería, linea de 4 con Carilao, Fuentes, Rodrigo Pérez y Ayala, quien fue la gran novedad tras ganarle el puesto a Brito. En el mediocampo iquiqueño se repitieron los mismos que obtuvieron el título de la B: Millape, Contreras, Martel y Núñez, y en delantera Olea tuvo que reemplazar a Ocampos que al igual que el “Renzo de la Gente”, tuvo que omitirse de la final por jugarla con otro equipo. Álvaro “el Chancho del gol” Ramos fue su acompañante en ofensiva.

Iquique comenzó mejor los primeros 10 minutos, toques de primera y posesión de balón progresivo mantenían a los lilas metidos en su área apelando al pelotazo, que por cierto eran tazas de leche para Rodrigo Naranjo. Pocas llegadas de ambos equipos, más allá de las patriadas de Ramos (anulado por Vergara) o los centros rugbistas de Figueroa, dieron paso a un lento dominio de Concepción, que tuvo a un tíbio Nasa en el medio y un Ricard que si bien puso técnica, era cuestión de apretar el acelerador para alcanzarlo (y hablamos de viejos sub-40! (?)). A los 20′ Ramos tuvo una clara oportunidad de anotar luego de pasarse a medio Conce, pero Lagos estuvo oportunísimo para evitarlo; un minuto más tarde Rodrigo Pérez simula una falta de manera obscena, provocando a Vergara y luego lanzándose al piso como si lo hubiesen matado. Jugador ne-fas-to.

Llegando a la media hora, el partido ya comenzaba a ser somnífero; y lo más interesante fue una cagada de De Agustini, que soltó la pelota y para su suerte no fue gol. De ahí en adelante Concepción se atrevería desde lejos; primero con Almendra y luego con Mauricio Lagos, sin suerte. De inmediato Néstor Contreras y González casi inician una mocha, transformando la final en un partido de rugby, ring de box o teatro (?) dependiendo de la distancia de Jorge Osorio. Fue así como en medio del fogoneo iquiqueño a OD$ – “Saludos te manda Rangers (!)” - llegó la apertura de la cuenta, curiosamente en el tramo más fome de la final. Un desborde por la derecha de los lilas termina con una gran jugada por el centro que da en el palo y el extraño rebote le cae justo en el pie a Hamilton Ricard HR9, quien solo tuvo que fusilar el arco y celebrar como un crack. Hasta ese punto, el gol llegó de perillas, prendiendo el partido y dándole un bofetazo a Iquique que parecía dormido. No se tardó mucho en despetar el “dragón”, ya que solo 3 minutos después Álvaro Ramos la controla y la baja con el pecho y dispara, metiendo la pelota con cierta complicidad de la zaga defensiva penquista, empate y el partido salía de su letargo.

Casi finalizando el Primer Tiempo, Héctor “no controlo mis piernas” Berríos no alcanza a parar y choca con Naranjo quien ya tenía balón dominado. Cantillana no duda, y decide cambiarlo por el ex Unión Española, Cristían Limenza. Cambio importantísimo para el descenlace de la Final.

El Segundo Tiempo estuvo cargado de emociones, goles perdidos y poco fútbol; pero sin dudas fue mejor que la primera fracción. A los 54′ lo tuvo Concepción tras un centro muy peligroso de Nasa, pero ni Ricard ni Limenza pudieron conectar la pelota. Los lilas apedreaban el rancho iquiqueño a tal punto que se hicieron merecedores de la ventaja. Iquique, cambió a Pérez por Leonardo Más para tener más presencia (?) en mediocampo hacia arriba, pero la jugada les salió opuesta, ya que Conce se volcó sobre el arco de Limenza, y solo por milagro no tuvo más goles: Primero un remate de Llanos que rebota en Hamilton, quien luego falla un cabezazo S-O-L-O; Iquique también tuvo lo suyo, primero con Ramos a los 68′ que tras una falla de Olea no alcanza a llegar y luego el mismo Olea, que no llega por falta de estatura. Tras esa misma jugada, de contra, Berríos patea rasante y cruzado fallando por muy poco. El partido era intenso, emotivo e inexplicable para los hinchas de ambos bandos, en especial los de Concepción. A los 85′ llegó la más clara del partido; Alexis Salazar cabecea solo en el área iquiqueña e inexplicablemente la tira afuera, cuando era mucho más fácil hacer el gol. Las radios iquiqueñas en silencio, twitter fogoneando (?) y los relatores de la TV gritándolo en vano. Fue en ese instante cuando al “León” se le escapó la copa y la participación internacional de las patas. Osorio dictamina que el partido finaliza y que los penales definirían al nuevo monarca de la Copa Chile.

(c) EMOL

* *Limenza, el Héroe * *

Siempre se dice que los penales son una lotería, pero ambos equipos ya tenían antecedentes suficientes para adjudicarse el favoritismo; Iquique derrotó a su archirrival Arica por esta vía, mientras que Concepción se despachó a Huachipato y a Palestino, este último con gresca y dientes voladores (?). Ya no importaba la campaña de la B, la División, el costo de la planilla, nada; en los penales todos son iguales. Es por esta misma razón que Cantillana y su cuerpo técnico se veían molestos y muy nerviosos. El ex DT de Cobresal solo se dedicó a mirar hacia el piso con los ojos cerrados y orar, mientras Miguel Ayala caminada hacia el arco norte para enfrentar al libio De Agustini. No falló Ayala, quien puso el 1-0. HR9 puso la paridad con todo el talento, para dar paso a Leonardo Más que puso el 2-1. El desastre llegó con Patricio Almendra, referente e ídolo, que falló su penal y le dejó en bandeja la corona a Iquique, que en esta instancia si sacó a relucir los años de circo, no fallando ningún penal hasta el definitorio. Fernando Martel, el capitán, tenía la tremenda responsabilidad sobre sus hombros, pero falló, y le dió una nueva esperanza a una fanaticada al borde del infarto. Fue así como las figura de Limenza, que ya había hecho gritar a los lotinos (y por ende lograr algo casi digno de cuentos de navidad (?)) se hizo enorme; tapándole un penal horriblemente pateado a Concepción, que solo tuvo guardar silencio ante el grito desenfrenado de los iquiqueños. Su segunda estrella y su debut internacional ya eran realidad!

Charla Técnica Awards

Luis Patricio Núñez: Lucho Fuentes, mención Álvaro Ramos
Pepe Rojas: Héctor Berríos / HR9
Chancho Tejas: Rodrigo Pérez, en su totalidad / Que la Copa sea más grande que Martel (xD)
Alexita Morgan: La Copa Chile / la celebración / (8) Oleee, oleee, Haroooool’, Haroool’ (?) (8)
Gol CTM!!!!!: El último penal
LTA: OD$, Nibaldo Jaque

Esta foto huele a trago (?)

Las celebraciones no se hicieron esperar y en Iquique se repletó la Plaza Prat hasta bien avanzada la madrugada, misma imagen que se repetirá hoy cuando el plantel llegue a la ciudad con el trofeo de plata entre sus brazos. Caravana eterna en Iquique y consuelo para los penquistas que deben estar satisfechos, porque lo entregaron todo dentro de sus limitaciones futbolísticas; aún queda patria con el Medio-Cupo ya obtenido. En tanto, la dirigencia ya deberá pensar en como enfrentar el movido 2011 que se le avecina, y obviamente aceptar la inminente obligación de formar un plantel competitivo. Aunque eso seguramente verá más adelante con más tranquilidad, hoy solo hay espacio para el festejo y la alegría. FELICIDADES CAMPEONES!

“Debo reconocer todo el esfuerzo que han realizado los jugadores, ellos se sobrepusieron a momentos súper complicados y eso es todo un mérito” (José Cantillana, Técnico Campeón)

“Esto va para mucha gente anónima que nos ayudó, este logro internacional no se obtiene fácilmente y pasa por la unión de grupo en los buenos y malos momentos” (Césare Rossi, Presidente de Deportes Iquique)

“Estamos felices, una gran actuación nuestra para ellos, la gente que nos vino a acompañar. El triunfo es para todos lo que llegaron a Coquimbo y quienes se quedaron en Iquique. Ahora nos queda tener un buen campeonato 2011 y hacernos fuertes en Primera” (Álvaro Ramos, el único chancho respetable del Fútbol Chileno)

(c) La Estrella de Iquique

Compartir en Google Plus
Comentarios