Elecciones en Brasil: Romario y Bebeto ganaron un puesto como diputados

38
65
Los nuevos diputados...

Ayer domingo se llevó a cabo las Elecciones en Brasil que buscan al sucesor del Presidente Lula da Silva y en la que se renovó gobernadores y parte de los miembros del Congreso. La sucesora del “Lulismo”, Dilma Rousseff no pudo capitalizar el 80% de apoyo al Presidente y enfrentará a José Serra en la segunda vuelta, ya que no consiguió la mayoría absoluta gracias a la sorprendente votación de Marina Silva, que debiera traspasar sus votos a Rousseff. ¿No le suena la historia familiar a otra elección?

Brasil es un país alegre en la que los formalismos no tienen cabida. Por lo mismo no soprende que en la larga lista de candidatos figuren ex boxeadores, payasos, prostitutas, actrices porno y futbolistas. Bastantes futbolistas, incluidos Bebeto y Romario que lograron ganar en sus distritos en Rio de Janeiro.

Bebeto, del Partido Democrático Laborista (PDT, sigla en portugués), logró convertirse en Diputado Regional, sumando 28.328 votos (el 0,34 por ciento), lo que lo convirtió en el sexagésimo segundo más votado entre 1.643 aspirantes para la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, que tiene 70 escaños.

Romario por su parte se convirtió en Diputado Federal, postulado a diputado por el Partido Socialista Brasileño (PSB) y en su primera aventura electoral logró la sexta posición entre 821 candidatos del estado de Río de Janeiro.

Romario manifestó, poco después de votar, su deseo de restablecer en el campo político la exitosa sociedad que tuvo con Bebeto en las canchas:

“Tengo mucha fe. Bebeto y yo hicimos parte de una generación victoriosa. Con nuestra experiencia, con nuestro nombre y con todo aquello que hicimos por nuestra profesión, podemos colocar eso (la sociedad) en práctica en la política. El deporte y la educación son prioridades. Creo que juntos podemos reeditar la pareja que consiguió mucho éxito dentro de las canchas del fútbol ahora en el campo de la política”

Finalizadas las elecciones quedó practicamente una “selección brasileña” de candidatos con “cola” al no lograr un apoyo mayoritario:

Porteros: Joao Leite (selección brasileña en los años 80), Rafael Cammarota (ex Corinthians), Danrlei (Campeón de la Copa Libertadores de 1995 con el Gremio de Porto Alegre) y Harlei (actual titular del del Goiás).

Defensas: Jorge Valença (ex Atlético Mineiro), Cassiá (ex Internacional de Porto Alegre) y Mauro Rezende (ex Olaría)

Volantes y Atacantes: Vampeta (campeón con Brasil en el Mundial de 2002), Adilio (ex Flamengo), Marcelinho Carioca (ex Corinthians), Dinei (ex Corinthinas), Ademir da Guía, (figura histórica del Palmeiras), Luiz Fumanchú (ex Sport Recife), Geovani (ex Vasco da Gama), Deley (ex Fluminense) y Tulio Maravilha (artillero de 41 años sigue activo en el modesto Botafogo de Brasilia de la cuarta división).

Candidatos freaks

Tampoco ganaron el ex boxeador Acelino Freitas (alias Popó), al igual que su par Adilson “Maguila” Rodrígues. La actriz porno “Cameron Brasil” que iba en la lista 69 (!) y la prostituta Gabriela Leite, de 58 años. “Una puta diputada”.

“Vote Tiririca, peor de lo que está no va a estar”

Quien sí sacó la cara por los “freaks” fue el Payaso Tiririca, electo con casi 1,2 millones de sufragios que lo convierten en el diputado federal más votado de Brasil (!), según cifras oficiales.

¿Los lemas de campaña de Tiririca? Anoten legisladores (?):

“¿Qué hace un diputado federal? La verdad, no tengo ni idea, pero vote por mí y se lo cuento” y “Vote Tiririca, peor de lo que está no va a estar” frases que lo elevaron a la categoría de ídolo por el pueblo, que reía al ver sus hilarantes videos de campaña.

Las victorias de Romario, Bebeto y el payaso Tiririca son un llamado de alerta a la politica tradicional de Brasil que provoca rechazo en los sectores populares por los constantes episodios de corrupción. En estas figuras la gente ve cercanía y por lo mismo son convocados por los partidos políticos que prefieren llevar por ejemplo al “Baixinho”, nacido en una favela, en vez de un tipo de cuello y corbata. Romario aprovechó su imagen de exitoso  ex-futbolista para basar su discurso en el deporte:

“Las personas, principalmente de las comunidades pobres, me respetan porque ven en mí a alguien que salió de donde ellos están y todos quieren llegar adonde yo llegué. Siempre fui un ejemplo para esta gente y, ahora que puedo, tengo que retribuir todo aquello que Dios me dio y creo que la política va a propiciar esto.  Los vecinos me piden proyectos para disminuir la violencia, los padres quieren que sus hijos tengan actividades deportivas para que se mantengan lejos de las drogas”

Ahora bien en Brasil no cualquiera puede ser candidato.  La Constitución prohíbe las candidaturas de analfabetos a cargos legislativos y de gobierno.

El asunto no anda al lote…