Ucrania derrota a Chile en un amistoso que no sirve de mucho

0
125

Pese a que Bielsa sacará conclusiones de los 90 minutos jugados y los días de entrenamiento, el amistoso de Chile frente a Ucrania sigue dejando dudas que difícilmente podrán ser dilucidadas si no son los titulares quienes entran a la cancha. Además, los rendimientos individuales varían bastante con respecto a lo que conocemos de la oncena ideal del DT, por lo que algunos jugadores se ven ampliamente perjudicados por el irregular rendimiento de sus compañeros. El caso más “emblemático”, Hector Mancilla.

Estos partidos buscan ampliar el abanico de opciones para las convocatorias que si importan. Bielsa ya posee un grupo de jugadores que conoce a la perfección pero sabe que con eso no basta, además de que en varias posiciones no existen reemplazantes del mismo nivel de los titulares. Es por eso que en nóminas como la de este amistoso, los nombres no son los más llamativos, pero pueden servir para encontrar ese jugador que falta para cubrir algún puesto importante. Sin embargo, es acá donde se presenta otro problema.

¿Es realmente útil que se mida el rendimiento de jugadores que se están jugando “la vida” para ser considerados en el futuro, en un equipo donde muchos no han jugado juntos y donde los rendimientos de varios son bajos y perjudiciales para el juego de los otros?

Esto es bastante discutible y es una de las cosas con las cuales Bielsa tiene que luchar, especialmente porque no todas las fechas son “FIFA” y los titulares no están disponibles para todos los amistosos. Creo que el rendimiento de algunos de estos “jugadores a prueba” sería mayor si se acompañaran de jugadores que pasan por un mejor nivel o definitivamente son de mejor nivel. No es lo mismo poner a Mancilla con Hernández y Meneses que con Alexis Sánchez y Beausejour.

Así podemos hacer este mismo ejercicio con otros jugadores en otras posiciones de la cancha. Lamentablemente esto es así, la posibilidad de probar una mayor cantidad de jugadores es vital, pero muchas veces termina perjudicando el nivel de juego al ver que cada uno intenta “salvar el rancho” por su cuenta y deslumbrar al entrenador para que lo siga llamando.

La competencia siempre será buena pero muchas veces se pierde el sentido de equipo al tener esta presión extra, especialmente si las cosas no están funcionando en el campo de juego.

Chile hoy no mostró muchas cosas para destacar, sus momentos buenos no dejaron de lado la falta de finiquito que hace rato viene sufriendo el equipo de Bielsa, además de que continúan las dudas en ciertas posiciones como el lateral izquierdo en linea de 4.

Ucrania aprovechó sus oportunidades y el mal juego de Chile en la primera etapa, la apertura de la cuenta fue mediante pelota parada con ayuda de los chilenos, quienes no fueron capaces de armar una barrera como jugadores profesionales. En la segunda parte la Roja dominaba el partido, pero en una llegada rápida, las marcas se perdieron y los ucranianos tuvieron tiempo para definir la jugada con un zapatazo de Aliev que llegó en el mejor momento de nuestra selección.

Cuando el partido ya terminaba llegó el descuento, en el momento en que a Isla se le ocurrió no perder más pelotas y pegarle al arco en una buena jugada del “Chapa” Fuenzalida. Lamentablemente el gol llegó muy tarde.

El resultado terminó siendo “amistoso” con Chile, un 2 a 1 no es tan malo a la vista de cualquiera, habla de un partido cerrado, cosa que en varios pasajes del encuentro no ocurrió. Bielsa tendrá que seguir buscando alternativas y determinar quienes serán parte de otra convocatoria, ojalá, acompañados de los mejores jugadores, planteando un escenario más real que un amistoso Clase B, donde distintos factores podrían influir en que un jugador juegue bien o mal pese a lo que diga la lógica del fútbol.