En torno al mundial III: Los enviados especiales

Enviados especiales de lujo.....

Los enviados especiales son aquellos personajes, la mayoría de las veces periodistas, que reportean in situ un evento de gran importancia, en este caso el Mundial de Fútbol.

El enviado especial es un ser envidiado y a menudo odiado por el futbolero promedio, quien ve con rencor como este personaje que siempre “no tiene idea” o “habla puras huevadas”, cumple la máxima aspiración de cualquier fanático el deporte rey: vivir un mundial en vivo y en directo. Pero no sólo vive un mundial en directo, sino que además va con todos los gastos abonados por el medio que lo envía y más encima le pagan por este “trabajo”.

Sin embargo, el enviado especial necesita demostrar que su trabajo es sacrificado y que la pasa horrible. Por eso cada vez que despacha para el noticiero luce con cara de cansado y el conductor en Santiago siempre le dice que descanse, que lo ha hecho muy bien y que ha trabajado demasiado.

El enviado especial siempre se queja de que no respetan su trabajo, de que las autoridades locales le ponen problemas y de que tiene que despachar de madrugada, de noche, con frío o con lluvia, por la diferencia horaria. Esas quejas a uno le parecen una soberana pelotudez, dado que cualquiera de nosotros daría si no un brazo, si quizá un par de sus dedos por viajar con todos los gastos pagados a un evento como este.

Los despachos desde el país organizador del mundial hablan de fútbol un 10% , como máximo, y el 90% del resto son notas “simpáticas”, de los hinchas sufridos que siguen a su selección, la nota de las modelos de turno y por supuesto la entrevista a figuras mundiales que opinan acerca de cómo le irá a Chile.

El enviado especial recorre el país sede, entrevistando a gente por la calle con la excusa de acercar el país sede a los chilenos; nos muestra a gente que no tiene idea de donde queda Chile y que repite cualquier estupidez con un micrófono encima.

Obviamente la descripción anterior tiene ciertos matices y algunos periodistas si hacen bien su trabajo, pero la verdad es que la mayoría demuestra una incultura y desinformación que deja pasmado. La mayoría apenas conoce a las selecciones que no son Brasil o Argentina. Son incapaces de realizar una nota informativa sobre el país sede sin recurrir a buscar relaciones con Chile o mostrar algo de interés cultural no anecdótico.

Por ejemplo, los lugares comunes de Sudáfrica pasan por los safaris, el apartheid (que lo nombran así a la pasada) o la criminalidad, pero no he visto notas que muestren la lucha por los derechos civiles de Mandela, la relación de Gandhi con este país o la interesante historia de los Bóer o los zulúes que modelaron lo que es Sudáfrica.

Alguno pensará que pido mucho, pero cuanto cuesta una notita sobre las minas de diamantes o algún museo de Johannesburgo? Me parece que entre tanta basura, es justo pedir un poquito de cultura, después de todo, el sueldo de Tapia, Solabarrieta, Sepúlveda y todos los demás lo pago en parte yo con mi consumo.

Punto aparte es la cobertura futbolística, la pobreza de ideas es franciscana, no hay nota que no mencione el gran respeto por Chile y el trabajo de Bielsa. ¿Quién ha escuchado un pequeño análisis acerca de cómo juega Honduras? ¿La táctica y figuras de Suiza? ¿El sistema que usa España? Para quienes nos gusta realmente el fútbol el enviado especial en realidad no es ningún aporte, es más bien un estorbo adicional, que contribuye a una sobresaturación que a mi a estas alturas me tiene de bastante mal humor.

Compartir en Google Plus

R.Daneel

Abogado, originario de Coronel e hincha de Lota Schwager, sin doble militancia. Enemigo de las barras bravas y de los DT tipo Salah y Toro y amigo del fútbol ágil y de ataque. Equipos ideales: Ajax 1994-95, Holanda 98`, el Milan de los holandeses y la Inglaterra de Robson. Aspiro a que Lota Schwager sea el club grande del sur y poder ir a cualquier estadio sin que un flaite me amenace.

Comentarios