“El ADN de la Roja” (Primera Parte): Chile v/s Brasil-Mundial 1962

El ADN de la Roja

Cuando ADN Radio anunció en su página web el ciclo de cine titulado “El ADN de la Roja” con la participación de la Selección Chilena en los Mundiales 1962, 1970 y 1974 me pareció una iniciativa atractiva, interesante e imperdible.  Para asistir había que dejar un comentario en el sitio de la radio y optar al sorteo de 150 entradas para la primera función. Lamentablemente no gané mi invitación y con sana envidia (?) supe que AndriUk (desparecido contertulio de CT) tuvo mejor suerte y asistiría al estreno en el Movieland del Mall Florida Center.

Para fortuna mía y de esta crónica (?) en el estreno el proyector tuvo una falla técnica (!) y la fecha de la función se cambió para unos días después. Es así como conseguí mi entrada (gracias a AndriUk) y junto a Iespién (y otros contertulios amigos) pude ver el partido de Chile v/s Brasil por la Semifinal de la Copa del Mundo de 1962.

La fecha definitiva de la función fue el pasado 15 de Diciembre, cercano a las 20:00 hrs. En la previa saludamos a la producción de ADN Radio y aprovechamos la instancia para inmortalizar con nuestro cartel de la suerte a Juan Cristóbal Guarello, Claudio Palma, Jorge Toro, Carlos “Pluto” Contreras, el “Pato” Toledo, Luis Urrutia O’Neill (Chomsky), Sandrino Castec , Rubén Marcos Selman y Herman Chanampa entre otros

Camiseta réplica de la época, autografiada...

Camiseta réplica de la época, autografiada por Leonel Sánchez, Jorge Toro y Carlos "Pluto" Contreras...

Entre los asistentes se regalaron los libros de Guarello & Chomsky junto con una muestra de réplicas de la camiseta de Chile de la época, confeccionada por la tienda Futbolretro. Un diseño hermoso, color rojo intenso y el lamentablemente olvidado escudo con la estrella solitaria.

Ya instalados en nuestras butacas Juan Cristóbal Guarello, en su estilo, nos da la bienvenida y una muy buena introducción del encuentro haciendo hincapié en el contexto histórico del duelo: la Semifinal del Mundial y mejor presentación de una Selección Adulta por Copas del Mundo. Los relatos son de Claudio Palma y los comentarios a cargo de Guarello apoyado por el gran Jorge Toro, figura de este encuentro, que con sus vivencias va entregando a los asistentes las sensaciones de los protagonistas en el campo de juego a medida que el partido de desarrolla: sus anhelos, errores, aciertos y muchos entretelones.

Formación de los Equipos:

Chile: Escuti; Luis “Fifo” Eyzaguirre, Raúl Sánchez, Carlos “Pluto” Contreras y Manuel Rodríguez; Eladio Rojas, Jorge Toro, Armando Tobar; Jaime Ramírez, Honorino Landa y Leonel Sánchez.

Brasil: Gilmar; Djalma Santos, Mauro Ramos, Zozimo, Nilton Santos, Zito, Didí, Zagallo, Amarildo, Garrincha y Vavá.

Árbitro: Arturo Yamasaki (Perú)

Iniciado el compromiso es Chile quien domina las acciones con una buena distribución de balón. Existen tibias aproximaciones al arco defendido por Gilmar que son celebradas por el público del Nacional.

A los 9 minutos centro al área de Zagallo, chilena fallida de Vavá y el rebote que le queda a Garrincha que define con un zurdazo alto, de primera, a la entrada del área. Una definición espectacular del jugador más destacado de Brasil. Apertura de la cuenta inesperada para el desarrollo del encuentro y la historia escrita hace 48 años atrás nos va recordado que Brasil cuando pega, lo hace en serio. Como ha sido siempre.

Pese a la apertura de la cuenta Chile continúa con la posesión del balón y va por la igualdad. El ritmo del partido es intenso, nadie está parado y la velocidad es denominador en varios jugadores de ambas escuadras. Para derribar el mito de que antes se jugaba más lento.

El dominio territorial rojo, gracias al gran trabajo táctico de Eladio Rojas, sumado al buen criterio de Jorge Toro hace que Brasil abuse de las faltas cerca de área propia. Leonel Sánchez es el encargado de los tiros libres, pero sus remates potentes a media altura rebotan una y otra vez en las barreras brasileñas.

Jaime Ramírez hace una sociedad explosiva en velocidad por la punta derecha gracias a las subidas del “Fifo” Eyzaguirre, el extraordinario lateral derecho chileno (Don Fifo, al fin lo pudimos ver en video y tenía razón).

La llegada más clara de Chile viene de una seguidilla de toques de izquierda a derecha entre Eladio Rojas, Manuel Rodríguez, Jorge Toro y “Fifo” Eyzaguirre que la alarga al puntero Ramírez, centro al área en donde la intenta empalmar Armando Tobar sin éxito. El rechazo brasileño lo toma a la entrada del área Eladio Rojas con un potente disparo bajo que azota el vertical izquierdo del vencido Gilmar. Otra vez lo pierde Chile. La impericia roja hace que Brasil mantenga su ventaja.

Pasan los minutos y la tónica del encuentro se mantiene. Chile domina con propiedad y Brasil no logra tener el balón. La sociedad de Toro con Eladio es el motor del equipo.

A los 20 minutos llega una jugada que traería una ovación en el estadio y dentro del cine. Se juntan Jaime Ramírez y Armando Tobar por la derecha, este último gana línea de fondo con claridad y envía un centro al corazón del área hacia Honorino Landa que queda pasado para definir. El “Nino” no encuentra “nada mejor” que empalmar con una chilena es-pec-ta-cu-lar, no dándole de lleno al balón y pasando a pocos metros del arco norte del Nacional.

El público agradecía la jugada alzando pañuelos al viento. Que cráck el “Nino”. Un 9 de barrio, de esos que siempre encaran, que la esconden y que tienen un recurso extra. Si Chile anotaba ese gol, hubiese sido top 5 de los mejores goles de la historia de los mundiales.

Una situación destacable del fútbol de la época era la lealtad con que se jugaba en beneficio del espectáculo. Pese a existir entradas muy violentas o polémicas el agresor, por lo general, reconocía su falta y a su vez el agredido no exageraba las caídas. Era muy mal visto quedarse en el suelo, no se hacía tiempo descaradamente, ni había ingresos reiterados de camillas para “socorrer” a los caídos.

Guarello comentaba en la función que la aparición de la tarjeta amarilla, con la finalidad de sancionar y advertir a los agresores, con el tiempo trajo al fútbol el aumento de la artimaña, el engaño, la trampa y la sobre-exageración para así obtener ventajas deportivas en los cobros arbitrales, opinión que comparto.

Pasada la media hora llega un córner para Brasil, tras un largo despeje del portero. El balón lo acomoda Zagallo desde el banderín de la izquierda y el centro es anticipado por Garrincha que consigue el 2-0, ganándole la posición y el cabezazo a Manuel Rodríguez. Brasil aumenta su ventaja y noquea en el arco chileno. La contundencia y clase de los brasileños es abismante. Parece que no tienen por donde, pero te clavan igual.

Chile siente el 0-2 por largos minutos afectando psicológicamente a los jugadores. ¿Que se puede hacer si existe dominio territorial, oportunidades claras y el balón no quiere entrar?. El bajón es evidente, pero Chile entiende que debe arriesgar el ir por el descuento.

Leonel Sánchez tiene un encuentro ingrato. No logra entrar mucho en juego y está impreciso en los pases, cambios de juego y tiros libres. Dueño absoluto de la confianza de Riera en las pelotas detenidas, hace muy difícil que le quiten los golpes francos. Djalma Santos, lateral derecho de Brasil, logró contener a Leonel y sacarlo del partido con buenas armas. El 11 chileno tiene una personalidad explosiva y el partido, al estar tan cuesta arriba, no facilita el lucimiento del puntero zurdo.

En Brasil destaca la solidez de sus laterales. Nilton Santos, lateral por la izquierda, era apodado “La Enciclopedia” por todo lo que sabía con el balón. No tenía la explosión en la salida de años anteriores y su trabajo era apoyado por Zagallo, un tipo táctico y de mucho carácter, que era el encargado de recibir en mediocampo y llegar a línea de fondo, siempre con mucho criterio en las subidas.

Faltando 4 minutos para el final del primer tiempo Eladio Rojas es derribado por Zito fuera del área, a pocos metros de la medialuna del rancho carioca. El tiro libre, levemente cargado hacia la izquierda, es servido de forma magistral por Jorge Toro, de derecha, haciendo estéril la estirada de Gilmar, poniéndola arriba a la derecha del portero, en un rincón imposible. Golazo Chileno, mínimo premio a lo mostrado durante el encuentro. En el cine el tanto es celebrado por los asistentes y el gran Jorge Toro al ver su gol se embarca en un viaje hacia la nostalgia, a los recuerdos y a la emoción, mucha emoción. Se queda sin palabras, no pudiendo expresar sus sentimientos, llevándose otra ovación de la sala.

Video del Gol de Jorge Toro, capturado en el Cine (Imperdible)

Así llega el final del primer tiempo. Jorge Toro explica que el anotaba con ambas piernas, lo que era muy difícil.

“Anoté muchos goles con la zurda, de tiro libre y de fuera del área. No había tanta diferencia entre la zurda y la derecha, para mí. Para un derecho es más fácil que le pegue con la izquierda. En cambio para un zurdo neto es muy difícil que anote de derecha, esos son muy pocos.”

A los 2 minutos del segundo tiempo Garrincha gana línea de fondo y su centro es interceptado provocando un córner para Brasil. El propio Garrincha ejecuta la el tiro de esquina que es conectado por Vavá, que le gana el cabezazo al “Pluto” Contreras y bate a Escuti que tuvo una tibia reacción, quedando la sensación de que algo más pudo hacer.

Brasil aumenta la ventaja, quedando 3-1 arriba. Gol de camarín otra vez. Jorge Toro explica que todos los errores no cometidos en otros partidos llegan justamente en esta semifinal, con el rival que menos errores puedes cometer. Las crónicas de la época culparon sin piedad a Escuti por este partido, siendo el chivo espiratorio de la derrota.

Pero Chile se repone del golpe y vuelve a levantar su juego. Hay que descontar lo antes posible para volver a meterse en el partido. A los 15 minutos se juntan por la derecha Jaime Ramírez que la cede a Armando Tobar que gira para centrar y el balón es interceptado con la mano por Zozimo, que salió a marcar con el brazo extendido. Claro penal para Chile, salvo para Rubén Selman que al ser consultado indica que le pareció mano casual, ganándose una ruidosa silbatina del público del cine.

Para él la mano fue casual (?)....

Para él la mano fue casual (?)....

La pena máxima es servida con claridad por Leonel Sánchez y Chile logra el 2-3, metiéndose nuevamente en la lucha del partido, con 30 minutos por disputarse.

A los 19 minutos Jorge Toro recoge un rechazo alto de la zaga chilena, deja a un brasileño fuera de foco levantando el balón, la mata de pecho (y la mantiene ahí por 1 segundo) la baja, la pisa, la esconde y Garrincha termina cometiéndole foul. La falta es servida rápidamente por el propio Toro hacia la salida de Jaime Ramírez por la derecha, que encara y profundiza hacia Tobar, este la alarga por hacia Nino Landa que aparece como puntero, gana línea de fondo, centro “de la muerte” que es empalmado por Eladio Rojas que sale por muy poco desviado.

Grandes pasajes de Chile en búsqueda del empate, sumando técnica en velocidad y mucha profundidad. Brasil pierde el balón y es embotellado en terreno propio. Minutos mas tarde Eladio Rojas mete un pase en profundidad desde campo propio hacia Landa, que pivotea con inteligencia hacia Tobar que eleva su remate en plena área carioca. Los mejores momentos de Chile. El Nacional estalla en júbilo, ya que con el 3-3 puede pasar cualquier cosa.

A los 33 minutos del segundo tiempo escapa Mario Zagallo por izquierda, mete un centro frontal que es conectado por Vavá entre los 2 centrales chilenos anotando el 4-2. Escuti, algo tibio de reacción se queda atornillado al piso, no sale a cortar el centro y Brasil cierra el partido. Contundencia y clase. Como ha sido siempre. Al ver el trámite de este partido se nos viene a la mente el último duelo de ambas selecciones en Salvador de Bahía, por las Eliminatorias a Sudáfrica. Cuando Chile tuvo para desnivelar no lo hizo y Brasil no perdona.

Minutos más tarde es expulsado Nino Landa por reclamos. Idéntica situación vivida por Alexis Sánchez en la última eliminatoria. Nada le resulta a Chile y Brasil comienza a enfriar el partido abusando de los pases hacia el portero Gilmar. A pocos minutos del final Garrincha es expulsado por una patada sin pelota a Eladio Rojas.

La gran jugada final del partido es gentileza de Jorge Toro, que recibe fuera del área por parte de Eyzaguirre. Gira y encara a 2 brasileños que solo atinan a mirarlo, los desparrama con un amague y remata de derecha, abajo y el balón sale desviado por centímetros del primer palo de Gilmar. Que clase la de Toro. Un verdadero crack.

Video del gol de Leonel Sánchez, capturado en el Cine y un bonus track (Imperdible)

Guarello, enciclopedia humana y autor intelectual del ciclo de cine...

Guarello, enciclopedia humana y autor intelectual del ciclo de cine...

Curiosidades y Datos Guarellianos (?):

-La transmisión del partido se hizo con equipos de la televisión argentina, con cooperación de la televisión alemana. La televisión en Chile estaba en pañales.

-Los hinchas asistían al estadio con sombrero, terno y corbata. (Cuánto contraste con la época actual)

-No existían cambios. Las oncenas se mantenían a lo largo del partido. Las tarjetas amarillas y rojas, tampoco. El árbitro en todo caso podía expulsar a un jugador por conductas antirreglamentarias.

-Existía el pase hace el arquero con el pie. Regla que fue modificada con sanción en la década de los 90.

-Se cobraba la obstrucción dentro del área con un tiro libre indirecto, como ocurrió en una falta de Manuel Rodríguez sobre Garrincha. El brasileño le “mostró” la pelota al lateral chileno. El problema era saber hacia donde haría la finta el habilidoso puntero. Hoy esa misma falta es penal.

-Los arqueros jugaban sin guantes y la pelota al ser más pesada que las actuales, llevaba una trayectoria más fija por lo que portero que no apañaba era muy criticado. Años más tarde se popularizaron los guantes, a medida que los balones se hicieron más livianos para ayudar a los porteros a apañar. Hay algunos porteros que usaban guantes de box eso si… (modo Claudio Palma off xD)

-Pelé se lesionó en el segundo partido del Mundial, dolencia que lo marginó durante todo el torneo. Su lugar fue ocupado por Amarildo, jugador que supo disimular la ausencia del 10 brasileño. Garrincha lo “reemplazó” como figura del equipo.

-La otra semifinal, jugada en el Estadio Sausalito, fue programada en el mismo horario que el Chile-Brasil. La leyenda dice que había 5.000 radios de transistores que los fanáticos chilenos siguiendo las alternativas del duelo del Nacional.

-El presidente de la delegación brasileña era Joao Havelange. La primera selección en la historia que sumó un psicólogo en su delegación fue Brasil.

-Brasil derrotó en Cuartos de Final a Inglaterra por 3-1 en partido disputado en el Estadio Sausalito de Viña del Mar. Este duelo fue bautizado por la prensa de la época como el “partido del perrito” ya que ingresó un can a la cancha y fue retirado por un jugador inglés. Garrincha, con la candidez que lo caracterizaba, tomó al perrito y lo adoptó como mascota, señalándolo como un amuleto de suerte. Al ganar el título, el perro se fue con delegación brasileña.

-Luego de la Copa del Mundo de 1962, Jorge Toro, con tan sólo 22 años (!) es transferido a la Sampdoria de Italia en una cifra cercana a los 200 mil dólares (una fortuna para la época) siendo el primer chileno en llegar al Calcio.

-La selección chilena estuvo concentrada durante todo el Mundial en una casona. 6 jugadores por pieza, con un sólo baño e inclusive dormían en camarotes (!). El presidente Jorge Alessandri visitó a la delegación y el portero de la casona no reconoció al mandatario, negándole el ingreso. Ante la insistencia el portero le consultó Fernando Riera diciéndole “hay una persona que insiste en ingresar” y el técnico se llevó la sorpresa enorme al ver al presidente.

-76.000 personas fue la asistencia de público a este partido con una recaudación de 440 mil dólares. Una verdadera fortuna de la época.

-Los expulsados de este partido vivieron suertes dispares en la última jornada. Honorino Landa fue suspendido para la disputa del tercer lugar ante Yugoslavia. Garrincha no sufrió suspensión por parte de la FIFA y pudo jugar la final ante Checoslovaquia. Según JC Guarello no fue por decisión de la FIFA, sino por petición de los propios rivales (!).

Jorge Toro y nuestro cartel de la suerte...

Jorge Toro y nuestro cartel de la suerte...

Chile mereció mejor suerte en esta semifinal Mundialista. Cometió demasiados errores defensivos que Brasil los capitalizó sin vacilar. Finalizada la función aprovechamos la instancia de conversar con la Jorge Toro y Carlos “Pluto” Contreras que reciben el cariño de la gente. Gran iniciativa de ADN Radio, en un país con muy poca memoria, en darle un reconocimiento de afecto a nuestros ídolos junto con disfrutar de un muy buen partido. Los verdaderos ídolos, esos que escribieron la historia de nuestro fútbol.

(continuará…)

Compartir en Google Plus
Comentarios