Fútbol Clásico: Everton Campeón 1976

0
627

“Este era el plantel más caro del Fútbol Chileno en 1976”
Falta poco para que Everton de Viña del Mar cumpla 100 años; un club de tradición, que ha pasado de todo: Campeonatos ganados dramáticamente, tristes descensos, injusticias deportivas y leyendas centenarias que le dan aquella mística tan propia de los equipos de la V región. El equipo de la panza amarilla, además de ser el equipo favorito de Niembra y Closs en Chile (?), y de ganar su último campeonato gracias a Nelson Bonifacio; también tuvo una sequía de títulos importante, de más de 32 años; aquella estrella tan recordada, bajó en 1976, gracias al equipo dirigido por Pedro Morales (No es Moralev!), DT que por esos años era sensación, ganando títulos con diferentes equipos “No-Coperos” (Huachipato 1974 por ejemplo), acompañado de una camada de jugadores que hoy son leyenda en Viña, como Mario Galindo y Jorge Spedaletti.

Everton 1976 no la tuvo fácil en su camino hacia la gloria, en años anteriores había vivido momentos complicados deportiva e institucionalmente; en 1974 habían retornado a la Primera División y solo lograron un 11ª lugar. Si bien, el club ya estaba sanéandose de esos años turbulentos, tenían que armar un plantel competitivo para hacerle pelea a clubes como Colo-Colo, Palestino o Unión Española, este último finalista de América en 1975, pero que al igual que Colo-Colo en 1973, le rob… ganaron la final los muchachos de Independiente.

No era fácil, primero debían buscar a un DT capacitado para un proyecto ambicioso; el escogido fué Pedro Morales:

“Antonio Martínez había hecho carrera directiva en Unión Española y desde allí se había proyectado hacia la Asociación Central de Fútbol. Para el Mundial del 74 era el jefe de la delegación.Pedro Morales era el ayudante de Luis Álamos. Aunque su trabajo debía realizarlo en el país, se estimó que sería interesante que viajara a Alemania. Fue más que interesante: enfermó Alamos y debió Morales dirigir los entrenamientos de cancha (a veces recibiendo las instrucciones del “Zorro” a través de un walkie-talkie), presentarse a las conferencias de prensa y otras obligaciones del cargo.

Allí pudieron hablar con más profundidad -ya lo habrían hecho, con seguridad, durante la preparación del seleccionado-, el técnico y el dirigente.

Luego vino lo de la concesión del Casino de Viña del Mar, adjudicada a Antonio Martínez. Se diría por esos días que esa adjudicación estaba condicionada -o el aspirante lo prometía- a un resurgimiento deportivo de Everton. Eso fue negado, pero, de todos modos, funcionarios del Casino prestaron servicios administrativos en distintas áreas al club”.

Ya teniendo al DT indicado, Everton debía buscar jugadores, situación complicada para la época porque Unión Española demandaba muchos jugadores, para satisfacer su propio proyecto y también comprar jugadores interesantes para venderlos y de esa manera retroalimentar la fuerte inversión. Durante el periodo 75-76, se efectuaron cerca de 80 transferencias entre los clubes de la Primera División, y las “movidas” entre los poderosos mantenían en alerta a los dirigentes. Un caso emblemático fué Colo-Colo que perdió prácticamente toda su zaga:

“Cerca de ochenta transferencias se registraron en el receso 75-76 entre clubes de Primera División. Colo Colo, menos despierto, perdió a su línea de zagueros completa: Galindo, Herrera, González, García. Habría, también, conflictos. Propios de un medio con más demanda que oferta. Los tuvo Everton con Unión Española, que le transfirió algunos jugadores de buen grado, pero que se molestó en otros casos y acusó a los viñamarinos de “levantárselos”. Un caso: Leopoldo Vallejos, que emigró al balneario en circunstancias de que Luis Santibáñez quería mantenerlo en Santa Laura”.

Everton por el hecho de tener tal cantidad de refuerzos de primer nivel, comenzaba a perfilarse como candidato al título. Los ruleteros comenzaron a hacer su balance, finalizando la liguilla del 75; de aquel plantel de 25 jugadores, solo quedaron 11 (!), en su mayoría juveniles. Entre los titulares sobrevivientes estaban Guillermo Martinez, Sergio “Charola” González, Camilo Benzi, Jorge López y Erasmo Zúñiga. Luego comenzaría el espectáculo de refuerzos ruleteros, formando un equipazo que hoy por hoy, es imposible de reeditar:

“Los de afuera empezaban su desfile. Angel Brunell y el golero Rafael (Rafael Grillo) llegaban desde Brasil; Marcos Conigliaro, el eficiente delantero del Estudiantes de la Plata, campeón de América, llegaba desde Buenos Aires, adonde volvía desde Suiza; Humberto López, desde Lota; Mario Galindo, de Colo Colo; Vallejos y Spedaletti, de Unión Española; Julio Núñez, de Green Cross; Azocar, Salinas y Cáceres, de Huachipato; Carlos Luthar, de Uruguay; José Orellana, de Aviación; y Manuel Rubilar, de Santiago Morning. Eran los nuevos millonarios del fútbol. Sólo comparables a Unión Española”.

La gestión evertoniana de la época era adelantada, y eso se debió en gran parte a la manera de trabajar de Morales; lo que al final, significaría la creación de un plan de trabajo, excesivamente organizado. Se creó un servicio médico propio, que fuera permanente; la construcción de una clínica que se preocupara desde la oftalmología hasta la podología (!) de cada jugador, e incluso, el club tenía su propio departamento de relaciones públicas. Si bien Morales no pretendía salir campeón inmediatamente (Aunque el proyecto enorme, claramente apuntaba a eso), tuvo muchas personas que le facilitaron el trabajo; entre ellas el PF Rosamel Miranda, quien le sería fundamental en las últimas fechas del campeonato.

A pocos dias de comenzar el Campeonato de 1976, Everton asumía su favoritismo casi espontaneo, primero mostrando sus pergaminos en un triangular con el que sería su acérrimo rival, Unión Española y Fluminense de Brasil; pero justo antes de comenzar el campeonato, vendrían pésimas noticias: Marcos Conigliaro debía volver a Suiza por problemas con el pase, y Brunell se lesionó. Así fué como el E4E comenzó con dudas, empatando el primer partido ante la Unión y ganando estrechamente los demás partidos, mostrando falencias ofensivas (4 goles en 4 partidos), y después marcaría 2 goles por partido, para terminar perdiendo el invicto ante Colo-Colo en el Nacional.

Era un periodo de ajuste; de todas maneras, Everton solo llevaba un derrota y justamente la remontada de los Oro y Cielo comenzó con la inclusión del argentino proveniente de Atlanta, José Luis Ceballos, que entró en aquel partido contra los albos en reemplazo de Camilo Benzi, con el pasar de los partidos, el trasandino sería clave en la obtención del título.

De ahí en adelante, Everton fué un equipo compacto, sólido, con buenos jugadores, que plasmaba claramente lo que su técnico les pedía, con figuras excluyentes como Leopoldo Vallejos, Galindo y sus buenas salidas, la excelente marca de Guillermo Azócar (Quien vino desde aquel Huachipato campeón del 74), la alternancia de López y el recuperado Brunell y además de Julio Nuñez que completaba aquella muralla defensiva. En mediocampo el Ever, contaba con Martínez que se tranformó en la revelación, Mario Salinas que jugó los 34 partidos y que hacía una dupla de terror con Carlos Cáceres. Si hay una manera de describir a Everton 1976, es sin duda, la de un equipo que se ponía el overol; si incluso Spedaletti hacía labores que no le correspondían con tal de obtener la victoria.

Tal y como ocurrió en 1950, Everton y Unión Española llegaron a la Fecha 34 con la misma cantidad de puntos; lo que obligaba a un desempate. Aquel 25 de Noviembre de 1976, Everton debía ganar, pero solo empató, por lo que se debía jugar la vida en partido de vuelta en el Nacional (El primero también fué en Nuñoa…).

El día Sábado 27 de Noviembre de 1976, ante 44500 personas aprox. Everton salía a hacer historia ante su rival anunciado desde el triangular con Fluminense. El partido fué intenso, y solo se comenzó a desnivelar a los 44′ con gol del Negro Ahumada; el segundo tiempo, a pocos minutos del final, el partido iba 2-1 (Gol de Salinas para el Everforé y un penal que convirtió Unión), pero Everton a lo campeón marcó el tercer gol cuando el dramatismo era total, Ceballos anotaba al minuto 92′ y se convertía en leyenda. Viña del Mar era un carnaval, tal como lo fué hace pocos meses de la mano de Bonifacio.

La gente tuvo que esperar más de 2 décadas para gritar campeón, el 2008 también tuvo que hacerlo, pero la alegría y el llanto sin duda fueron los mismos.

* Citas: “La historia de los Campeones”, escrito por Don Edgardo Marín Méndez.

TABLA DE POSICIONES 1976

Nº. Nombre del Equipo – PJ PG PE PP GF GC PTS

1. Everton – 34 22 9 3 77-44 53 (Play-Off de Definición)
2. Unión Española – 34 21 11 2 69-28 53 (Play-Off de Definición)

3. Universidad de Chile – 34 17 11 6 70-41 45
4. Colo Colo – 34 16 12 6 57-36 44
5. Palestino – 34 16 10 8 67-53 42
6. Green Cross-Temuco – 34 16 9 9 57-38 41
7. Universidad Católica – 34 14 10 10 48-39 38
8. Santiago Wanderers – 34 11 11 12 53-61 33
9. Concepción – 34 12 7 15 61-59 31
10. Ovalle – 34 9 12 13 46-48 30
11. Antofagasta – 34 12 6 16 51-70 30
12. Aviación – 34 9 10 15 49-70 28
13. Lota Schwager – 34 7 13 14 48-62 27
14. Santiago Morning – 34 10 7 17 41-57 27
15. Huachipato – 34 10 6 18 49-64 26
16. Rangers – 34 7 11 16 41-62 25
17. Naval – 34 7 8 19 39-56 22
18. Deportes La Serena – 34 6 5 23 41-76 17

CAMPAÑA EVERTON 1976

1. Unión Española 1-1 Everton
2. Everton 1-0 Ovalle
3. Universidad Católica 1-1 Everton
4. Naval 0-1 Everton
5. Everton 2-1 Lota Schwager
6. Rangers 0-2 Everton
7. Everton 2-1 Universidad de Chile
8. Santiago Morning 1-2 Everton

9. Everton 2-2 Aviación
10. Colo Colo 2-0 Everton
11. Everton 3-1 Deportes La Serena
12. Santiago Wanderers 1-1 Everton
13. Everton 3-0 Huachipato
14. Concepción 3-2 Everton
15. Everton 4-3 Antofagasta
16. Palestino 2-3 Everton

17. Everton 2-2 Green Cross
18. Everton 3-0 Unión Española
19. Ovalle 2-3 Everton
20. Everton 3-1 Universidad Católica
21. Everton 3-1 Naval
22. Lota Schwager 1-1 Everton
23. Everton 2-1 Rangers
24. Universidad de Chile 1-1 Everton
25. Everton 5-1 Santiago Morning
26. Aviación 1-2 Everton

27. Everton 2-3 Colo Colo
28. Deportes La Serena 1-4 Everton
29. Everton 3-1 Santiago Wanderers
30. Huachipato 1-3 Everton

31. Everton 3-3 Concepción
32. Antofagasta 2-3 Everton
33. Everton 3-2 Palestino

34. Green Cross 1-1 Everton

22 Victorias
9 Empates
3 Derrotas

DEFINICIÓN DEL CAMPEONATO (En Santiago)

Ida: Unión Española 0-0 Everton
Vuelta: Unión Española 1-3 Everton

Everton Campeon 1976

Definición vuelta: Unión Española 1 – Everton 3