Champions League y la aldea global (?)

0
20
El camarin del Chelsea (?)

Los datos consignaran que una vez disputadas las llaves eliminatorias de los 8º de final de la UEFA Champions League siguen en competencia cuatro equipos ingleses, dos españoles, un portugués y un alemán. ¿Pero cuanto de esto es cierto?

Luego de la instauración de la ley Bosman en el año 1995 el panorama del futbol europeo cambio radicalmente. Esta ley fue la que creó la figura del jugador comunitario luego de que el jugador belga Jean Marc Bosman acudiera ante la Corte Europea de Justicia debido a que su club le prohibía el traspaso a un equipo francés, en un juicio en el que la corte estableció que el sistema de traspasos europeo imperante constituía una restricción al libre movimiento de trabajadores dentro de la Union Europea, lo que derivo en que cada jugador quedaba en libertad de acción una vez concluido su contrato y poseía la libertad de negociar con otro club y además genero una redefinición de la figura del jugador extranjero, pasando a ser este el que presenta un carácter extra comunitario, esto es, que un jugador será considerado extranjero única y exclusivamente si su nacionalidad es de algún país no perteneciente a la Unión Europea.

Con la implementación de esta ley el panorama futbolístico de Europa cambio radicalmente y cada vez fue más común ver como los equipos grandes se llenaban de jugadores comunitarios europeos y como jugadores no europeos comenzaban a buscar antepasados del viejo continente para obtener un pasaporte que le permitiera ser jugador comunitario, lo que comenzó a valer casi lo mismo que el talento que pudiera tener el jugador, destapándose así una serie de casos de corrupción y fraude en los que muchos jugadores latinoamericanos aparecieron con antepasados europeos más falsos que camiseta optimus.

Con esta liberalización del mercado de pases no resulta extraño cuestionarse donde esta la esencia de los clubes, cual es su identidad futbolística o si existe algo asi como una identidad futbolística nacional que pueda ser representada a través de los clubes. Por ahí anda la pregunta que abría este articulo, ¿podemos hablar de equipos ingleses, españoles, portugueses o alemanes cuando estos están constituidos en gran parte por jugadores de otras latitudes?

Asi el Liverpool que derroto al Real Madrid presentaba en su 11 titular solo dos jugadores ingleses, siendo la mayor parte españoles (4), seguidos por dos holandeses, un brasileño, un argentino, y un checo. Su entrenador, era que no, es español.

El Chelsea que logro dejar en el camino a la Juventus es lo más cercano que podemos encontrar a la asamblea general de la ONU en un equipo de fútbol, exhibiendo en su 11 inicial a tres ingleses, un checo, un ghanes, un marfileño, un nigeriano, un alemán, un portugués, un brasileño y un francés. Su entrenador es holandés.

El Manchester salva un poco el orgullo británico al parar cuatro ingleses en su once inicial, los que son escoltados por dos compañeros de islas (?), un gales y un irlandés, que se suman a un holandés, un francés, un portugués, un búlgaro y un serbio. Milagro, su entrenador es Ingles (owned, en realidad es Escoces lo que es como lo mismo (?)).

Por su parte, el Arsenal que elimino a la Roma en penales llevo el uso de extranjeros al extremo de no presentar ni un jugador de nacionalidad inglesa en su once inicial, en un equipo marcado por la presencia de cinco (5!) jugadores franceses, dos marfileños, un español, un holandés, un brasileño y un danés. Creo que no hace falta decir de dónde viene el entrador.

El Barcelona utilizo a cuatro españoles, dos brasileños, un mexicano, un camerunés, un argentino, un francés y un marfileño para dejar en camino al Lyon. Milagro 2.0, el entrenador es español.

El Villareal del Pele que elimino al Panathinaikos, mostrando en su equipo titular cuatro españoles más un brasileño vendepatria (?) nacionalizado español, dos uruguayos, dos argentinos, un turco y un norteamericano. Su entrenador es shileeeeenooooo, shileeeeeeeenoooo.

El Porto que logro eliminar al Atlético de Madrid exhibió una legión de sudamericanos, con tres brasileños, dos argentinos y un uruguayo, que se suman a los tres portugueses, un rumano y un francés que componían su once inicial. Su entrenador es Portugues.

Los que salvan el orgullo patrio es el Bayern Munich, que en el once titular que termino de humillar al Sporting de Lisboa mostro siete alemanes, siendo el equipo vencedor que más jugadores de su país mostro, los cuales se complementaron con dos brasileños, un belga y un holandés. Pero esta exhibición de patriotismo alemán (?) tiene una ligera trampa, ya que dos de estos “alemanes”, Podolski y Klose, son nacidos en Polonia y nacionalizados germanos posteriormente. El entrenador también es alemán.

Si bien el análisis es poco riguroso ya que incluyo solo a los equipos vencedores de las llaves, revisando solo el equipo titular que pararon en el partido de vuelta sin contar los suplentes o quienes hayan actuado en el partido de ida, menos la plantilla del primer equipo completa, si nos da una idea de lo complicado que es hablar de equipos de tal o cual país.

Podemos entender que hablemos de equipos alemanes, portugueses, ingleses y españoles por su ubicación geográfica, pero cada vez es más complejo buscar una identidad futbolística en estos equipos que esté asociada a un estilo de juego propio de una nación, por ejemplo, ¿qué cosa “inglesa” tiene el futbol del Arsenal cuando es plasmado en el terreno de juego por casi puros franceses?

Y ante esto, ¿es válido preguntarse si existe en la actualidad algo así como una identidad futbolística nacional en una realidad europea donde la liberalización de los mercados de pases hace posible tener verdaderas aldeas globales en cada equipo?